Número anterior

Antonio Ramos Espejo: un granadino entre los pioneros del cine


 

Antonio Ramos Espejo (Alhama de Granada, 1875 - Madrid, 1944). Empresario cinematográfico y productor. Pionero e introductor del cinematógrafo en Filipinas y China. Conocido coloquialmente como «el chino», nació en una familia acomodada que perdió parte de sus posesiones en el terremoto de 1884. Antonio Ramos Espejo para ayudar a su familia en esta inesperada crisis, se alista como voluntario en un batallón de cazadores destinado a la guerra de Filipinas.

Como sabía leer y escribir con solvencia, porque había cursado Magisterio, en Manila es destinado a oficinas y, según él, jamás entra en combate.

Durante su estancia en Manila, se le despertó su carácter negociante ya que ganó algún dinero enseñando a leer a los soldados y más tarde montando con un catalán una cervecería.

Tras la derrota española y el regreso a la Península de los “últimos de Filipinas”, el alhameño decide quedarse en Filipinas para hacer fortuna.

A través de una publicación atrasada, conoce el invento de los hermanos Lumière y con sus ahorros encarga un proyector y unas películas. En este envío, la cinta más importante consta de 80 metros y se titula La Pasión du Christ (Lumière, 1896). Junto con los Misioneros Agustinos, recorre los poblados indígenas enseñándoles la cinta.

Filipinas, no obstante, no ofrece buenas expectativas en el negocio y decide trasladarse a Shanghai. La ciudad china es una urbe populosa y con una amplia comunidad europea que, además, carece de espectáculos. Tras comprar un nuevo proyector, en 1903 abre un local de proyecciones en la casa de té Tsing Lien Ko, fundando la primera empresa de cinematógrafo rentable en China. Las ganacinas le permiten abrir el Gran Cine de la calle Honkow y el Cine Victoria de la calle Haning, donde tiene sus oficinas la Ramos Amusement Corporation. En diez años levanta seis cines más, el Carter, el China, el Empire, el National, el Embassy y el Olimpic, éste último un importante teatro donde actúan compañías de ballet y primeras estrellas como la rusa Ana Paulova.

Para luchar contra el escaso interés que muestran los chinos hacia las películas occidentales, Antonio Ramos se convierte en director y más tarde en productor de sus propias películas, como el drama Vengeful Tide y la comedia The Foolish Policeman , ambas de 1924.

De este año es un documental que retrata la vida en Shanghai del magnate granadino junto a su esposa, la ucraniana Rosa Nazurowsky, y su hijo Julio. La familia vivía en un palacete neoárabe, de inspiración andalusí, construido por el arquitecto madrileño Abelardo Lafuente. También en sus cines se proyectan las primeras muestras de cine sonoro en China.

   

La muerte de Sun Yat Sen en 1925 abre tiempos difíciles para los empresarios extranjeros en China. Ramos regresa a España en 1926 y en 1932 vende sus cines a una compañía en China por 5 millones de pesetas. Ttodos sus cines pasan a los llamados ‘padres del cine chino’. Zhan Schichuan y Zheng Zhengiu.

En Madrid construye el edificio del cine Rialto, en la Gran Vía, uno de los palacios del cine más representativos de la España de la posguerra. El Rialto fue construido entre 1926 y 1930, por los arquitectos José de Aragón y José María Mendoza Ussía y fundado por Antonio Ramos Espejo en 1930 como los Cines Rialto (entre los años 1932 al 1934 se denominó Cine Astoria) y está ubicado en el número 54 de la Gran Vía de Madrid. Fue uno de los primeros en ofrecer publicidad al público de la sala.

   

Su primer estreno fue “Variedades de la Paramount” y tuvo el honor de estrenar “El último Cuplé” de la desaparecida Sara Montiel, película que batió todos los records de permanencia en pantalla y recaudación en la época, convirtiendo al Cine Rialto en el cine de referencia en la Gran Vía.

Dentro de la relativa especialidad de las carteleras de la Gran Vía, este cine ofrecía comedias musicales americanas, anticipando su destino como recinto teatral para grandes obras del teatro musical. De hecho, tras ser convertido en teatro, su primer espectáculo es el estreno de “Hoy No Me Puedo Levantar”, el musical español de mayor éxito en la historia.

La filmoteca nacional prepara un libro para reivindicar la figura de este granadino desconocido que murió en Madrid en el año 1944, a los 69 años de edad. Sin duda tuvo una vida de película.