Número anterior

Anna Cervera: A la puta Strasse: Segundo acto


 

El templo de la bohemia en Barcelona cierra sus puertas el 1 de noviembre de 2013.

Esta noche, clientes de toda una vida acuden al bar ''2º Acto'', en el corazón del gótico. Emilio, es el alma de la guarida donde se han refugiado artistas y maleantes desde hace más de 30 años. George Cervantes -considerado el gurú del cannabis-, Quico Palomar - el fundador más desconocido de La Fura dels Baus y cantautor “buscavidas”-, y Corvus, el pintor más valorado de Ciutat Vella, son algunos de los parroquianos. Retrato de una Barcelona que desaparece.

¿Cómo nace "A la puta Strasse - 2 acto "?

Me encontré por primera vez en el bar “2º Acto” y me quedé con la boca abierta. Escondido en una callejuela oscura del barrio gótico de Barcelona, a un minuto de la Rambla, se encontraba este lugar auténtico que había sido la guarida de artistas, bohemios y canallas durante más de 30 años de historia. Un remanso de paz en medio de un barrio inundado de turistas.

Me fascinó por su gente auténtica, por el ambiente bohemio, por las historias que contaban de su pasado glorioso, y por Emilio, el alma mater de este rincón underground de la vida nocturna de Barcelona. Con la única pretensión de conocer ese mundo, me ofrecí a Emilio para ayudarle detrás de la barra. Ya no había mucho trabajo, y en realidad no me necesitaba para nada, pero aceptó mi colaboración. Poco a poco, fui conociendo la familia del bar.

Cuando Emilio anunció que el 30 de noviembre de 2013 cerraría el bar para siempre, no dudé en grabar esa última noche. Cuando visioné el material la emoción fue grande. Teníamos entre manos una historia y había que profundizar en todo.

Barcelona había perdido el templo de la bohemia, y no se podía quedar sin documentar.

Y ahora que conocemos la sinopsis, ¿sobre qué trata?

No trata de un simple bar que cierra sino sobre un mundo auténtico, genuino, escondido entre la capa turistica de Barcelona que resulta dificil de conocer, de personas poco convencionales, en definitiva, de un microcosmos profundo.

Me hace feliz la idea de haber dado voz y visibilidad a artistas del barrio, personas inusuales, y dejar constancia de esta pequeña historia del underground de la Barcelona actual.

Personalmente, ¿qué fue lo que te llevó a dirigir una historia como ésta?

Me la encontré. Tropecé con ella. Nunca la imaginé, pero enseguida supe verla cuando apareció, seguirla, recorrerla, vivirla y captarla.

¿Cuáles consideras que son las influencias más importantes en las que te inspiras a la hora de desarrollar el guión?

Lo primero, las propias personas protagonistas del documental. Y luego, referencias que me habían impactado y me servian para expresar trozos de cada personaje. Tengo presente Etre et Avoir, el documental de Nicolas Philibert, l’argentina Historias Mínimas de Carlos Sorín, Lugares comunes d’Adolfo Aristarain. La obra que quise revisionar durante el proceso de producción fué El desencanto de Jaime Chávarri, una joya de documental de referència. La recomiendo mucho.

¿Cuáles fueron los principales apoyos a la hora de producirla?

Todos y ninguno.

La película es una realidad gracias al equipo. Los principales apoyos han sido las personas que han querido aportar su tiempo y talento. Han aparecido ángeles en cada momento del proceso que han aportado su profesionalidad y asi lograbamos ir resolviendo el puzzle de la producción.

Si lo pienso, todo ha ido fluyendo muy bien, teniendo en cuenta nuestras posibilidades.

Este documental es la primera producción propia de De Verité Produccions. Optar a las ayudas o encontrar complicidad en las coproducciones de la televisión no es tarea fácil.

Aun así, el departamento de documentales de TV3 se interesó por nuestra historia y, de alguna manera, nos hacía seguimiento del proceso. Personalmente pienso que este apoyo moral, casi extraoficial, inyectó una dosis de ánimo a todo el equipo y a comprometernos a buscar el mejor resultado.

   

¿Y cuáles son los principales retos que tuviste que superar para que el proyecto se hiciese realidad?

No sentí que estaba viviendo una carrera de obstáculos. No sentía la necesidad de retarme. Sentí la necesidad de dar voz a un mundo íntimo y universal.

Háblanos de las fórmulas de financiación de la película.

No hemos contado con ningun tipo de subvención o ayuda institucional. El equipo me ha regalado su tiempo, amigos nos han cedido sus equipos, magos nos han inundado con su música y De Verité Produccions, nuestra productora, ha tenido que ir pagando alguna factura imprescindible.

Preséntanos a los actores.

Ninguna de las personas retratadas han seguido el modelo convencional de vida. Son pintores, fotógrafos, estudiosos del cannabis, libreros, artistas, provocadores, pacifistas, fuera del sistema, buscavidas y nostálgicos de un pasado glorioso. Fascinantes todos.

Seguro que durante el rodaje hubo muchas anécdotas. Cuéntanos algunas.

Para mí lo más interesante fue el rodaje con cada personaje, para que cada día fue vivir un mundo particular. Un viaje.

Muchas son personas tímidas en apariencia pero tienen en común que son artistas, y quieren ser protagonistas y agradar a la gente, ya sea por ellos mismos o por sus obras. Querían ser grabados pero no mucho. Tenían vergüenza, pero también muchas ganas de formar parte del documental sobre su querido bar.

Recuerdo la tarde que pasé con Quico Palomar, el artista que se busca la vida vendiendo dibujos por los bares y tocando su guitarra. No fue una tarde cualquiera. Su sencillez me impactó. Un hombre tranquilo, fiel a sí mismo, y un antisistema consecuente, de los que no existen. Un soñador que ya sueña poco porque ha visto que los sueños no se cumplen. Como él se imaginaba de joven, cuando era hippy, los años 60. Pero la nostalgia, la cura con su música. Fue una tarde agradable, El, yo y la cámara. Una tarde de conversaciones, de tocar el piano, la guitarra, el teremín, de probarse sombreros de Biking, de armadura, de salir a dar una vuelta por los barrios. Fuimos a vender dibujos, a merendar caminando e incluso, acabamos en el cine, en la Filmoteca de Barcelona, y se durmió a media proyección. Aquí ya apagué la cámara.

¿Qué tal ha funcionado el equipo técnico? ¿Podrías presentarnos a sus integrantes?

Claro! Empezando por los cámaras del primer dia de rodaje que no dudaron ni un segundo en venir a captar el útlimo dia del bar abierto: Toni Marchal, Xavi Vara y Alejandro Gil. La segunda unidad la formó Gerardo García como director de fotografia con la ayuda de Marco Alonso que iluminaron muy bien la entrevista con Emilio. El audio fue captado por el técnico y editor de sonido, Hamid El Hmimdi Martin, amigo y cómplice en todos los momentos del proceso.

Nos ayudó en la producción Berta Simó quien gestionó el material que nos cedió amablemente Aved Producciones.

Nos hemos visto y hemos almorzado cada día durante seis meses con Eduard Miró, nuestro montador y editor de la imagen.

Con Ángela Bosch, como productora ejecutiva, hemos visitado despachos de televisiones y visitado mercados buscando oportunidades.

Santi Errando, me guiaba en todo momento para que no me saliera del camino. Cosa fácil la de perderse.

   

¿Cómo se llevó a cabo la postproducción? ¿Cuál fue la pieza clave de esa fase?

Eduard Miró y Hamid El Hmimdi Martin. Ellos són las piezas claves.

Hicieron maravillas los dos porque se encontraron con un material bruto complicado para editar, ya que los rodajes eran improvisados y muy espontáneos. Tanto Hamid como Edu han hecho un grandísimo trabajo, no era fácil rescatar algunos audios y editar para conseguir el mejor resultado de imagen. Lanzo un sincero agradacimiento a ellos desde aquí.

Háblanos de la banda sonora.

La música, como todos los bares, tiene momentos de protagonista, pero el Bar 2º Acto, no siempre era así. Por cuestiones de permisos del Ayuntamiento y los vecinos, la música siempre estaba muy bajita, a menudo inapreciable, a menudo incluso desde un radiocasette de los antiguos ... porque el Ayuntamiento le había prohibido el equipo de música. Los rumores y conversaciones filosóficas de los mismos clientes ya eran la banda sonora del bar, en muchos momentos.

También había temas que sonaban frecuentemente, y por supuesto, he querido que estén en la banda sonora del documental. Me refiero al mantra indio cuando prepara el bar y el tema "Que no cierre el Club" del grupo cubano Interactivo. Dos piezas maravillosas que ayudan a la narración de la historia.

La música es una decisión estética muy importante para mí. Estética de la audición.

Todos los temas escogidos tienen algún mensaje, también hablan. Cuento con una colaboración muy especial de unos músicos de Málaga que me fascinan. Son Loreto P. García, El Kana y El Edi. Este último es el alma matter del famoso grupo de flamenco chill, Chambao. Conozco sus maquetas desde hace 5 años. Las he escuchado miles de veces. La útima lo hice imaginandome trozos del documental, y me quedaban perfectos !! La ilusión fue muy grande cuando aceptaron cedernos su arte.

Ahora que ya puedes ver la película terminada, ¿qué es lo que, personalmente como espectador, más te gusta?

Me gusta ver un documental diferente, que explora nuevos lenguajes. Me emociona la banda sonora, la música es muy importante y tiene mensaje! Te ries y hasta te puedes llegar a emocionar.

¿Y de qué te sientes más satisfecha como directora?

Tenía dos grandes temas en los que no quise pensar mucho porque sino no lo hubiera hecho nunca.

Por un lado, captar la esencia de un entorno con más de veinte años de historia con el material grabado de sólo el último día del bar abierto.

Y el segundo, era conseguir retratar cada persona con dignidad, sin caer en caricaturas, exotismos o puro espectáculo.

Después de la primera proyección, los antiguos clientes me dieron la bendición. Y fue un alivio! Vivieron el bar durante la primera proyección, y por un momento, estaban allí. Añoranza.

¿Qué le dirías a un espectadora para recomendarle que fuese a ver la película?

Creo que recomendaría dejar a un lado todos los clichés, los del cine y los de la vida. Relajarse y aventurarse en el documental.

El resultado de todo son 70 minutos de un viaje a un mundo underground, insólito, muy humano y con mensajes inteligentes. Todo expresado a través de la palabra, el sentido del humor y la música.

Alguien a quien admiro me dijo que no era una película comercial, y que no cambiara ni una coma. Le hice caso.

Háblanos de su distribución.

   

Largo es el camino de la penitencia! Como diría nuestro Emilio.

Las obras más alternativas no tienen salida comercial, y por lo tanto, a los distirbuidores no les interesa. Entonces la distribución tiene que ser casi puerta a puerta. Conquista a conquista.

Si lo piensas bien, el hecho de no tener financiación pública ni privada, te permite tener más libertad. Y eso hay que aprecharlo! Es también una oportunidad. Tienes los derechos de poderlo exhibir donde quieras: asociaciones, entidades, universidades, colectivos, cines no comerciales, cineclubs, cineforums, etc.. Además no tienes fecha de caducidad. Siempre estará ahí.

Se nos ocurre la idea hacer proyecciones en salas que luego se conviertan en bar. Viva la distribución independiente y alternativa!

Al otro lado del charco, contamos con Caravana Films Distribución que es nuestra distribuidora en Argentina. Estamos en la sección oficial del Festival Internacional de Cine Inusual de Buenos Aires, en el Abycine, y estrenamos el 30 de octubre en Barcelona ( en el cine Maldà) y el 10 de diciembre en CineCiutat de Palma de Mallorca.

Ayer nos informaron que estamos seleccionados para el China Women’s Film Festival de Beiging.

Siento alegria y agradecimiento.

Festivales de cine, ¿qué sensaciones tienes en este aspecto?

Son oportunidades de distribución y de visibilidad. Sin ellos sería mucho más dificil. Hay que apoyar a los festivales y considerarlos como una parte fundamental de la indústria audiovisual. Todos, los pequeños, los medianos y los de la clase A. Todos tienen su función y forman una maquinaria que da trabajo a mucha gente y generan mucha ilusión, que es lo más importante.

¿Sientes que merece la pena el enorme esfuerzo que supone hacer cine?

Merece la pena explicar historias. Dejar constancia de algo que pasó, aprender para avanzar.

En el cine , como en cualquier otro empeño, hay dificultades que superar. Si no lo dudas, sale.

¿Qué opinas del panorama actual del cine independiente?

Lo independiente está de moda. No depender. Decidir y actuar en consecuencia.

Pero ya se sabe, a mayor libertad, menor seguridad. Todo tiene un precio.

El cine alternativo o independiente tiene fuerza porque es más libre en todos los sentidos: lenguajes, guiones, estéticas.. y a veces, aparecen trabajos fantásticos. Existirá mientras hayan historias y ganas imperiosas de explicarlas.