Número anterior

Daiana Rosenfeld: Los ojos de América


 

Daiana es directora, guionista, fotógrafa y periodista cultural. Estudió periodismo en TEA escuela, Artes Combinadas en la Universidad Nacional de Buenos Aires (UBA) y Ciencias de la Comunicación en la Universidad Nacional de San Martín (UNSAM). Además, completó sus estudios en la Escuela de Fotografía Motivarte.

La experiencia cinematográfica de Daiana incluye el trabajo como guionista en la película "Buscando a Papá" cuyo tema son los padres que no pueden ver a sus hijos en Argentina. Cuenta con el apoyo del Instituto de Cine y Artes Audiovisuales de Argentina. También fue Jefa de Producción en la película "Today", de Luis Díaz.

Después de dirigir dos cortometrajes, Polonio fue su primera ópera. En este documental Daiana dirigió, produjo, editó y escribió el guión. La película fue seleccionada en el Festival Internacional de Cine de Mar del Plata, en competición oficial en el Festival Internacional de Cine de Punta del Este en el Concurso y el Festival del Atlántico internacional Doc Cine del Uruguay.

Su nuevo trabajo, “Los ojos de América” habla sobre América Scarfó. Una mujer anarquista que protagonizó la historias de amor más apasionantes de la militancia argentina y que, tras el fusilamiento de su amor, Severino Di Giovanni y de su hermano, Paulino Scarfó, se refugió en el anonimato.

   

¿Cómo nace "Los ojos de América"?

Los ojos de América nace luego de una larga investigación acera de las mujeres anarquistas rioplatenses. Acercándonos a ellas llegamos al a historia de América Scarfó, una joven rebelde y revolucionaria de principios de siglo XX que vivió uno de los romances más apasionados y polémicos de nuestro país, Argentina. El anarquismo en Argentina constituyó uno de los movimientos obreros más fuertes y representativos de principios de siglo XX en nuestro país y quedó completamente olvidado en la historia.

Ya conocemos la sinopsis, pero ¿sobre qué trata?

La historia rescata la figura de América, una joven que con tan solo 15 años acompañó y protagonizó una de las historias de amor más impresionantes de Argentina, una historia de amor y anarquía, revolución, búsqueda de un cambio social profundo. Ella se unió con unos de las personas más buscadas: Severino Di Giovanni, un joven italiano revolucionario, políglota, solidario, anarquista individualista, tipógrafo y sobre todo, una persona que dio todo por la causa. Ellos vivieron un romance en la clandestinidad, se enviaban cartas de amor que fueron descubiertas muchos años más tarde. Y la pelícua rescata eso: los ideales de una época que son muy contemporáneos en nuestra actualidad, un despertar revolucionario de principios de siglo XX, una nación argentina construida bajo ideales anarquistas que con la primera dictadura militar fueron completamente aniquilados.

Personalmente, ¿qué fue lo que te llevó a dirigir una historia como ésta?

Me llevó a dirigir una historia como esta por sentirme identificada con la lucha de mujeres anarquistas de principio de siglo XX, por acercarme a ciertos valores del anarquismo, por la necesidad de rescatar una de las historias más hermosas de amor de nuestro país, y sobre todo, por la necesidad de indagar en nuestro origen inmigrante como país, en los revolucionarios de principios de siglo y en sus valores.

   

¿Cuáles consideras que son las influencias más importantes en las que te inspiras a la hora de desarrollar el guión?

Particularmente, esta película fue en un momento de una gran experimentación, queríamos, a pesar de ser una historia en algún punto cronológica, lograr un lenguaje más expresivo y simbólico que meramente descriptivo. Por esa razón, nos vimos influenciados por un cine más experimental que el documental clásico.

¿Cuáles fueron los principales apoyos a la hora de producirla?

Gamos el premio DOCTV Latinoamérica para la realización del film y con ese premio pudimos hacer también la versión larga para cine. Es un concurso en el que gana una película por país en el continente Latinoamericano y del Caribe. Nosotros ganamos por Argentina.

Preséntanos a los actores.

Al ser una película documental con escenas recreadas, trabajamos con una actriz que interpreto cierta imagen de América y le puso su voz. Trabajamos con ella también de una forma muy experimental: improvisando sobre las imágenes que iban surgiendo, y jugando más que nada con su imagen que con la interpretación corporal en sí misma. Fue un equipo muy reducido, en la mayoría de las tomas de rodaje, trabajamos solos con Aníbal como realizadores integrales de cine, en donde realizamos la fotografía, el guión, la producción, la dirección y el montaje. Y otras veces sumando a la actriz María Eugenia Belavi.

Nos inspiramos mucho en lo que va surgiendo a nuestro alrededor. En las imágenes, las escenografías y o que nos va inspirando. ¿Esa es la magia del documental, no?

   

¿Cómo se ha llevado a cabo la postproducción? ¿Cuál ha sido la pieza clave de esa fase?

Es una película casi completamente craneada en el montaje, más allá del guión previo, la unión y relación de las imágenes, teniendo a la historia como hilo conductor, la edición fue el proceso fundamental, como casi siempre ocurre. Primero trabajamos con una serie de voces de prueba que hagan de hilo conductor a la historia, luego armamos la base de lo que fue el primer corte y allí terminamos de definir los tonos y matices para los actores. De esta forma, realizamos en un estudio de sonido las grabaciones de la voz en off de América y Severino y luego las trabajamos en el montaje.

Háblanos de la banda sonora.

Allí, luego de realizar un primer corte convocamos al músico Martín Rodriguez para realizar la banda sonoro, teniendo en cuenta los climas de los diferentes momentos y matices del film. Trabajamos en conjunto el montaje y la composición de la música en un idea y vuelta constante.

¿Qué le dirías a un espectador para recomendarle que fuese a ver la película?

Los ojos de América es ante todo, una historia de amor, romántica, pero en el sentido más amplio del término: amor a la vida, a la libertad, al anarquismo, a los ideales, al cambio social. Es una historia hermosa, un ejemplo de lucha,.

   

Háblanos de su distribución.

La película fue presentado en todas las televisoras públicas de Latinoamérica (en sur versión para TV) y en el 29 Festival Internacional de Cine de Mar del Plata. En agosto se estrena en cines comerciales en Argentina.

¿Qué supone para el equipo la selección en el Festival Calzada de Calatrava?

Es un honor para nosotros participar del Festival Calzada de Calatrava, estamos muy felices de que llego al Viejo Continente y que se siga difundiendo esta maravillosa historia.

¿Sientes que merece la pena el enorme esfuerzo que supone hacer cine?

Creo que el cine no merece la pena, sino la alegría, la alegría de poder trabajar en lo que a uno le gusta y le llena el alma, y a pesar de los esfuerzos, la realidad es que siempre es mayor la gratificación de poder realizar lo que a uno le gusta, eso no merece sacrificio en sí de forma negativa, sino esfuerzo por lograr un objetivo, más allá de ciertas trabas, burocracias, siempre hay que seguir luchando por lo que uno quiere realizar.

¿Qué opinas del panorama actual del cine independiente?

El panorama actual del cine independiente es alentador. Cada vez más la tecnología nos ayuda a abaratar costos y a realizar nuestras películas de un modo cada vez más profesional con menos recursos. Creo que a veces falta profundizar un poco más en ciertas cuestiones narrativas o de contenido, pero la realidad es que lo veo muy positivo al cine independiente. En nuestro país, se realizan miles de películas , muchas de un gran nivel, con muy bajo presupuesto. Cuando hay talento y hay energía, todo es posible.