Número anterior

Enrique Leal: Los huesos del frío


 

Los Huesos del Frío, es el nuevo cortometraje de Barakha Producciones y su proyecto más ambicioso bajo la dirección de Enrique Leal. Con este trabajo pretenden continuar con la línea que comenzaron con proyectos anteriores, como Amor de madre (dirigido por Eduardo Casanova), realizando cine a un nivel absolutamente profesional para que les abra las puertas de los principales festivales nacionales e internacionales.

BARAKHA PRODUCCIONES, nació en 2008, al fusionar pasión por el cine con la necesidad de contar historias. Y con el convencimiento de que la calidad y la profesionalidad no son incompatibles con unos recursos económicos limitados.

Barakha está especializada en la preproducción, realización y postproducción de proyectos cinematográficos y audiovisuales de alto, medio y bajo presupuesto. Su experiencia ha demostrado que la calidad y la profesionalidad no son incompatibles con unos recursos económicos limitados.

Barakha Producciones está capacitada para trabajar en cualquier parte de la geografía nacional e internacional. Cuentan con un importante equipo técnico y humano. Especializados en: dirección, guión, fotografía, arte, producción, equipo artístico, ... Con una extensa y completa formación, que junto con la ilusión y las ganas de hacerlo bien, les permite llevar a cabo su sueño: "Contar historias a través del cine".

Enrique Leal, director del corto, escribe en la web del proyecto:

“Por fin puedo decir que Los Huesos del Frio está terminado.

Ha sido un largo, agotador... y apasionante camino. Nunca pensé cuando escribí el último párrafo del guión, que esta historia iba a llegar a convertirse en esta delicia que creo que tenemos.

Mucha gente ha contribuido con su esfuerzo, ilusión y talento. No me atrevo a nombraros a todos. Pero os aseguro que todos estáis en mi mente mientras escribo esto.

Sí quiero nombrar a mis dos amores que han estado a mi lado, día a día, durante este camino, Cristina Tello Fustel y Asier, lo mejor que me ha pasado en la vida.

Quiero decir, bien alto, que no hubiese sido capaz de hacer realidad esta historia sin una persona, Antonio Rodriguez. Sin la cual ya no concibo empezar ningún proyecto. Gracias Roncho, esto no ha hecho nada más que empezar.

Gracias también a Ángeles Leal Jimenez, jefa de vestuario y sobre todo mi madre, por ser la persona que más le ha quitado el sueño este trabajo y por estar siempre ahí, apoyándome.

Y sobre todo, quiero dedicarle este duro trabajo a la persona que más duro vi trabajar, a la persona más generosa y única... Papá todo esto también es tuyo”.

Enrique Leal

BIOFILMOGRAFÍA DEL DIRECTOR

“Los Huesos del Frío”. Cortometraje de ficción. Barakha Producciones (2014). “La Sonrisa de Gabriela”. Cortometraje de ficción. Barakha producciones (2012). “Los Lirios de África”. Cortometraje documental. Barakha Producciones (2011). “Mago”. Cortometraje documental. Barakha Producciones (2010)

   

¿Cómo nace “Los huesos del frío”?

Desde pequeño oí en casa la apasionante historia que mi abuela y su hermano vivieron durante la guerra civil. Siempre pensé que la escribiría algún día. Hace dos veranos, lo hice, y me di cuenta que el guión era lo suficientemente redondo para sostener con garantías un cortometraje. El siguiente paso fue pasarle el guión al equipo con el que suelo trabajar, quería escuchar otras opiniones. Fue unánime y nos pusimos a ello.

Cuéntanos la sinopsis

Domi comienza un viaje, en medio de la guerra, para traer de vuelta a casa a su hermano. Un viaje que la cambiará para siempre.

Y ahora que conocemos la sinopsis, ¿sobre qué trata?

Angel fue arrestado durante la guerra civil y encarcelado en un lugar lejos de su pueblo. Durante muchos meses recibieron cartas pidiendo ayuda a su familia, especialmente a su hermana Domi, mi abuela. Ella decide comenzar un viaje para traerlo de vuelta a casa.

Personalmente, ¿qué fue lo que te llevó a dirigir una historia como ésta?

Creo que todas las historias que quieres dirigir, tienen que tener algo tuyo, algo personal. Y esta era la historia de una de las personas que más me han influido y más llevo dentro. Así que, además de escribirla, era la historia que quería dirigir.

¿Cuáles fueron los principales apoyos a la hora de producirla?

Al tratarse de una película de época, con la responsabilidad que eso conlleva en cuanto a cosas como vestuario, atrezzo y localizaciones, sabía que iba a ser el cortometraje más ambicioso en producción que había hecho hasta ahora. Por lo que, lo primero era asegurarme que el equipo de producción tenía la ilusión y la predisposición suficiente para embarcarnos en este proyecto. Los vi entusiasmados y con muchas ganas de empezar.

   

¿Y los cuáles son los principales retos que tuviste que superar para que el proyecto se hiciese realidad?

Desde el momento que decidí contar esta historia, tenía claro que la producción, la realización, el montaje,... Tenía que ser impecable, en ningún momento se debían ver "las costuras". También tenía claro que era una historia de actores, de actores especiales y con talento. Y por supuesto, que aunque fuésemos a grabarlo en Albacete, todos los jefes de departamento debían ser profesionales y sí fuese posible, de mi confianza al haber trabajado con ellos en proyectos anteriores.

Háblanos de las fórmulas de financiación de la película.

Cuando comenzamos con la preproducción de Los Huesos del Frío nos dimos cuenta de que habían desaparecido, casi en su totalidad, todas las subvenciones para la realización de cortometrajes. Por lo que la financiación debía ser de carácter privado. Tuve que decidir si buscar socios que pusiesen dinero y compartir con ellos la propiedad del proyecto. Pero era demasiado personal y creía demasiado en él como para perder la oportunidad de poder contar esta historía como yo la quería contar. Así que sólo me quedaba tirar de ahorros y comenzar una campaña de crowdfounding, donde conseguimos una parte de la financiación.

Preséntanos a los actores.

El proceso de selección de actores es para mí, algo fundamental, después de escribir la historia, creo que es lo más decisivo:

El personaje que interpreta a mi abuela es Marta Larralde, una de las mejores actrices y con más raza de este país.

Un maravilloso descubrimiento fue encontrar a Julius Cotter, uno de los antagonistas de Marta, que le dio a su personaje unos matices que nunca pensé que podría encontrar en un actor.

También es deliciosa la complicidad y fuerza dramática que alcanzan Maribel Jara y Lucía Caraballo, madre e hija en esta historia.

Otra grata sorpresa fue encontrar a Carlos Guerrero, que supo defender su personaje con una brillante y sutil interpretación.

Para completar el reparto, quiero destacar el potente y sólido trabajo que hacen dos actores conocidos por todos, Paco Hidalgo y Martín Aslán. Y Manuel Gimeno, que pone su maravillosa voz, para dar vida a Ángel, el otro gran protagonista de esta historia.

   

Seguro que durante el rodaje hubo muchas anécdotas. Cuéntanos algunas.

La principal anécdota para mí ocurrió con la elección de Marta Larralde para interpretar a la protagonista:

Marta y yo nos conocimos hace quince años en San Francisco. Trabajábamos los dos en un hostel. Ella era una estudiante de arte dramático y yo un viajero. Cuando la conocí le conté la historia de mi abuela y le dije que sí algún día la hacía, quería que ella la interpretase.

Después de quince años sin vernos, cuando escribí el guión, se lo mandé... y aceptó sin dudarlo.

¿Qué tal ha funcionado el equipo técnico? ¿Podrías presentarnos a sus integrantes?

El equipo de cámara ha estado dirigido por el director de fotografía Jose Antonio Muñoz "Nono" y el de sonido por Jose Luis Bartolome Alcaine. Ambos grupos han hecho un trabajo increíble y espero que trabajemos juntos muchas más veces.

Háblanos de la banda sonora.

Con la banda sonora ocurrió algo que me sorprendió mucho. Poco después de subir un video para promocionar la campaña de crowdfounding, donde los actores y yo hablábamos del proyecto y de la historia, varios compositores se pusieron en contacto con nosotros, interesados en hacer la banda sonora. Les mandé el guión y me mandaron una prueba. La mayoría de ellas, muy elaboradas y con mucha calidad. Sin embargo, el que más se acercó a lo que yo tenía en la cabeza fue Fernando Lázaro. Y la prueba está en el resultado, creo que ha hecho una banda sonora sutil, impactante y preciosa. Entendió lo que quería contar perfectamente.

   

Háblanos de su distribución.

De la distribución se encarga la agencia Freak. Creo que hacen un gran trabajo y debo agradecerles que nos lo ponen muy fácil y siempre están ahí para lo que haga falta.

En este primer año de distribución llevamos diez premios, repartidos entre interpretación, fotografía, dirección y por supuesto al cortometraje. Con el último premio, el de Badajoz, obtuvimos el billete para empezar la carrera hacia Los Goya 2016. Sabemos que hay mucho nivel de cortos este año, pero confiamos ciegamente en la posibilidades de Los Huesos del Frío y vamos a ver hasta donde podemos llegar.

¿Qué supone para el equipo la selección en el Festival de Cine de Fuengirola?

La gente que hacemos cortos sabemos perfectamente que gracias a los festivales podemos seguir con nuestra pasión. Y creo que debemos ayudarles y potenciarlos presentando cortos de calidad. El de Fuengirola es uno de los festivales más emblemáticos, por lo que es un orgullo para nosotros estar seleccionados.

¿Qué opinas del panorama actual del cine independiente en España?

Está claro que el mundo del cine, como el de casi todo el arte y la cultura en España, está pasando momentos muy difíciles. Pero de nada sirve estar lamentándose todos los días. Creo que debemos ser críticos con la situación. Pero la mejor forma de luchar contra ella es seguir sacando adelante nuestros proyectos. Intentando contar nuestras historias con la mayor calidad posible. Y para ello es muy importante ser honestos y contarlas siendo conscientes del presupuesto que tengamos. No me hubiese ni siquiera planteado hacer los Huesos del Frío con mil euros, pero seguro que hay historias que se pueden contar con mil euros.