Número anterior

Goyo Anchou: Heterofobia


 

Goyo Anchou nació el 25 de enero de 1973 en Mar del Plata, Buenos Aires (provincia), Argentina. Es director y productor de Heterofobia, Una Rapsodia Antipatriarcal (2014), El nombre de los seres (2013) y Safo (2003).

Heterofobia relata la rápida caída en el infierno de Mariano, un joven gay que, habiendo sido primero violado y luego rechazado por un amigo heterosexual con quien tenía vagas ilusiones románticas, tiene un recorrido emocional que va desde el sentimiento inicial de culpa y la voluntad mesiánica de redención, hasta llegar, a través de la rabia castradora, a la conclusión final: que la única acción posible contra el patriarcado es la revolución.

   

¿Cómo nace "Heterofobia"?

El guión original, que se llamaba “La vida en el paraíso”, lo había trabajado para una producción más formal, que pudiera aplicar a la subsidios del INCAA. Así que lo trabajé de la forma tradicional. Personajes, actos, arcos narrativos, puntos de giro y taller con una guionista de Argentores, Irene Izcowicz, quien respeto mucho, dicho sea de paso. Este guión, así trabajdo de acuerdo a las normas más conservadoras, quedó suplente para un taller que estaba organizando BAFICI, junto con PROA, el Taller Proa Cine. Durante este taller, uno de los tutores, que también era un viejo compañero de la escuela de cine, se sinceró conmigo y me dijo que no esperara que ningún jurado del INCAA aprobara el guión para un subsidio, ya que, por más que intentara ser convencional, mi guión era demasiado raro para los estándares de admisión del INCAA, que eran demasiado cerrados y sentían alergia por todo tipo de innovación. Su consejo fue que intentara hacerlo con un grupo de amigos fieles y que no perdiera el tiempo intentando entrar donde no me iban a dar cabida. Una vez hecha la película, iba a poder demostrarles de qué era capaz. Cuando me quedé sin trabajo y poco tiempo después sin ahorros, me decidí a hacerla.

Cuéntanos la sinopsis

Fernando Martín Peña la resumió así: “La trama podría resumirse así: el joven Mariano sufre un desengaño violento con un amigo heterosexual, desencadena su odio contra el orden (patriarcal) del mundo y finalmente encuentra la paz, esperando amorosamente la revolución. Pero lo singular de esta película no se agota en su tema sino en la forma elegida por Anchou para contarlo: la odisea de Mariano se despliega en una superposición literalmente infinita de texturas visuales y sonoras, propias y ajenas, en contrapunto casi permanente con una narración en off que procura (y logra) transformar todo lo banal en extraordinario. La música acompaña todo ese recorrido e irrumpe en la imagen de manera recurrente, por lo general en forma de guitarra, creando el clima necesario para cada fragmento ante nuestra mirada, generalmente atónita. El resultado tiene algún parentesco con la obra de Ernesto Baca y con algunas experiencias del Neoexpresionismo Digital, el movimiento instigado por Ricardo Becher. Pero en lo esencial es felizmente inclasificable, porque Anchou tiene su propia poética, una forma personalísima de combinar la gravedad con el desparpajo, una ética de la insolencia.”

   

Y ahora que conocemos la sinopsis, ¿sobre qué trata?

Un chico enojado anda con ganas de cortar algunas pijas.

Personalmente, ¿qué fue lo que te llevó a dirigir una historia como ésta?

Estaba harto de las historias de putos buenos.

¿Cuáles consideras que son las influencias más importantes en las que te inspiras a la hora de desarrollar el guión?

Trato de no desarrollar más guiones. Trabajo sobre los arcos narrativos con los actores y la producción.

¿Cuáles fueron los principales apoyos a la hora de producirla?

La novia de uno de los performers nos prestó 400 ps para un imprevisto. Lo demás fueron amigos trabajando de onda.

¿Y los cuáles son los principales retos que tuviste que superar para que el proyecto se hiciese realidad?

El principal reto que tuve que superar fue la realidad ;)

Háblanos de las fórmulas de financiación de la película.

La fórmula de financiación: sin dinero, todo lo puedo.

   

Preséntanos a los actores.

Marcos Molina, lo conocí en una orgía hace unos 10 años, cuando, debido a mi adicción a las drogas, me dedicaba al sexo para conseguir unos mangos.

Marcelo Páez es el organizador de la red transterritorial de cine underground del cono sur y actor fetiche de varios directores underground.

Seguro que durante el rodaje hubo muchas anécdotas. Cuéntanos algunas.

Marcos Molina no podía alcanzar el orgasmo a menos que yo me fuera de la habitación. Mi presencia lo ponía nervioso.

¿Cómo se llevó a cabo la postproducción? ¿Cuál fue la pieza clave de esa fase?

Sus piezas claves fueron el tiempo y mi depresión.

Háblanos de la banda sonora.

La banda sonora está integralmente robada de Youtube.

¿Cuándo estimas que será el estreno? ¿Tienes alguna fecha cerrada?

Estamos negociando fechas con algunos lugares clandestinos de Buenos Aires.

Ahora que ya puedes ver la película terminada, ¿qué es lo que, personalmente como espectador, más te gusta?

Como espectador me gusta el aspecto sensorial, los colores, las rimas, las pijas.

¿Y de qué te sientes más satisfecho como director?

Que a la gente le guste!

   

¿Qué le dirías a un espectador para recomendarle que fuese a ver la película?

Que desprograme su chip y se prepare para un viaje.

Háblanos de su distribución.

Nadie en su sano juicio querría distribuirla, sin embargo hay un tano loco que le puso fichas.

Festivales de cine, ¿qué sensaciones tienes en este aspecto?

Muchos son unos caretas que la rechazan, pero donde la aceptan: gana.

¿Sientes que merece la pena el enorme esfuerzo que supone hacer cine?

No sé. Vos qué decis?

¿Qué opinas del panorama actual del cine independiente?

El único verdaderamente independiente soy yo.