Número anterior

Hèctor Hernández Vicens: El cadáver de Anna Fritz


Novelista, guionista de cine y televisión y director de programas, ha tenido secciones de artículos de opinión y de crítica literaria en varios medios. Ha publicado las novelas Allunyeu-vos dels professors (Ed. Moll), Odi (Ed. Moll), Qui s’apunta a matar la meva mare (Ed.62), ha escrito series de tv como El Cor de la Ciutat, Kubala Moreno y Manchon por Tv3, y la independiente Pets and pets.com (Canal 33 y Canal France). Ha sido director de guionistas y letrista de la serie y contenedor infantil Los Lunnis (TVE) y creador y director de programas como Pol&Cia (Tv3) y El mundo de en Guai (IB3), ha coescrito 5 telefilms y ha trabajado en numerosos programas de televisión como el cultural La Revista del espectáculo (Canal33). En cine ha coescrito el largometraje Fenix1123 por Arriska Films dirigido por Joel Joan y Sergi Lara, y un thriller para Contraluz Films en fase de financiación. Actualmente compagina el cine y la tv comerciales con proyectos independientes de bajo presupuesto. Hace más de 10 años que se dedica a la formación de nuevos guionistas.

“The Corpse of Anna Fritz” is his first feature film as director. Seleccionados para los premios SXSW2015 (Austin, TX) y para la Sección Oficial del Festival de Sitges 2015 // Selected for the awards SXSW15 (Austin, TX) and for the Official Section of Sitges Festival 2015

La sinopsis gira en torno a Anna Fritz, una actriz de cine joven y muy famosa. Una tarde la encuentran muerta en la suite de un hotel. Pau trabaja como celador en el hospital donde han llevado el cuerpo. Es timido e introvertido y cuando entra una chica joven que acaba de morir, no puede evitar mirarla. Hace una foto del cadáver de Anna Fritz y se la manda a sus amigos Ivan y Javi. Estos van al hospital para ver de cerca el cuerpo desnudo de la actriz. Entran en la morgue y quedan admirados por su gran belleza. Tienen delante suyo a Anna Fritz... Podrían poseerla y nadie se enteraría... Lo que no saben es que, víctimas de sus instintos más elementales, acaban de entrar en un infierno del que les será muy difícil salir.

   

Director's statement

"Hace varios años leí en un periódico que un ordenanza del hospital había violado a un cadáver. Por ese tiempo yo estaba en busca de una historia sobre personajes arrastrados por sus instintos más primitivos, y pensé que podría ser un buen punto de partida. ¿Qué había en la mente de esa ordenada cuando se dio cuenta de que todo el mundo (su familia, amigos, conocidos ...) sabrían que era un necrófilo ? Así fue como nació la trama de El cadáver de Anna Fritz. Un grupo de personajes realizan una acción moralmente repugnante y se encuentran en una situación en la que tienen que cometer un asesinato, si quieren evitar a todos tomar conciencia de lo que hicieron.

Mi objetivo era representar esa fina frontera que separa lo que nos hace humanos a partir de lo que nos hace monstruos. La persona más normal puede convertirse fácilmente en un monstruo. Si no, nada podría explicar el comportamiento humano durante la guerra y el genocidio. El miedo lo permite, y a veces nos impulsa, a matar. Pero matar, al principio, no es tan fácil para una persona normal. Para hacerlo, tiene que deshumanizar u odiar a quien va a matar. Este mecanismo perverso de nuestra naturaleza es en lo que se basa la película.

Hay varias formas de monstruosidad y yo quería explorar el más primitivo y básico. La única que se deriva de una maldad que casi no ha evolucionado. Una maldad, al principio, sin sadismo. Una maldad ejercida por personajes que, en circunstancias normales nunca querría hacer el mal. Una maldad que incluso destruye psicológicamente a los que la experimentan. Una maldad que nace por necesidad, pero que nunca habría surgido en caracteres de mayor moralidad.

Para buscar esta maldad simple y básica, elegí personajes simples y básicos. Sin exagerar, son posiblemente uno de los tipos más extendidos por ahí; clase media, baja educación. Los jóvenes que trabajan para gastar lo que ganan en alcohol, drogas y sexo. Las personas más normales que tenía a mano.

El cadáver de Anna Fritz tiene sólo cuatro actores y una única ubicación. La acción se cuenta con la unidad de acción y lugar. Un depósito de cadáveres, una sola noche (unas tres horas). Sin elipses emocionales, con los personajes presente todo el tiempo. Un tiempo y un lugar que son parte de la historia, y que la contengan. Un lugar que da lo físico a la acción y que nos recuerda que el fin es inminente. La cámara nunca narra, siempre es psicológico, buscando transmitir de la manera más directa de las emociones y los sentimientos, y para cerrar la brecha entre los espectadores y los personajes. Siempre con el objetivo de hacer que el espectador sienta la ansiedad que los personajes están experimentando.

   

¿Cómo nace “El Cadáver de Anna Fritz”?

Buscaba una historia con pocos personajes y único espacio para rodar una peli de una manera totalmente libre, sin que tener que ir a buscar subvenciones. La idea nace de una historia real que leí hace unos años en un periódico donde un celador practicó sexo con un cadáver que se despertó durante el acto.

Ya conocemos la sinopsis, pero ¿sobre qué trata?

De cómo podemos llegar a actuar cuando tenemos miedo. De cómo el miedo puede hacer aflorar la maldad.

Personalmente, ¿qué fue lo que te llevó a dirigir una historia como esta?

Me gusta mucho explorar las partes oscuras de todos nosotros. Me interesa más la literatura, la música y el cine hechos des del diablo que llevamos dentro, que desde el ángel. El diablo no se autoengaña. ¡Es una metáfora! No soy satánico ni nada parecido.

¿Cuáles consideras que son las influencias más importantes en las que te inspiras a la hora de desarrollar el guión?

No lo sé, la verdad. Puedo hablar de influencias a la hora de crear la dramaturgia y el lenguaje de la cámara y a la hora de buscar la música, y el sonido… la dirección artística… Pero de dónde nacieron las ganas de explicar precisamente esta historia, no tengo ni idea. Sobre el guión…, puedo decir que bebe del cine americano de género a la vez que del cine europeo independiente a partes iguales… Influencias tiene que haber seguro porque somos lo que comemos… posiblemente tiene estructura de thriller influenciada por pelis como La Soga de Hitchcock, busca una atmosfera enferma seguramente influenciado por pelis como Vinieron de dentro de, de David Cronemberg, y… tiene que haber influencias de Haneke, Lars Von Trier y también de mucha serie B que fue importante en la época que se me formaba el cerebro.

   

¿Cuáles fueron los principales apoyos a la hora de producirla y cuáles son los principales retos que tuviste que superar para que el proyecto se hiciese realidad?

Cuando el guión ya estaba acabado y decidí rodar como la película les hable de ello a unos productores que tenía a mano y les fui metiendo en la peli. Cada uno podía aportar una gran experiencia aparte de dinero. Al principio de todo entró Oriol Maymó, después Bernat Saumell, después Alberto Aranda, después uno de los actores, Albert Carbó montó una productora con su hermana, y por si 4 productores fueran pocos, entró Xavier Atance. Todos se han complementado repartiéndose las tareas y responsabilidades, y los que tienen más experiencia ofreciendo también a la película su sello de calidad, imprescindible a la hora de encontrar buenos profesionales que quieran participar.

Háblanos de las fórmulas de financiación de la película.

La fórmula es: 5 productores que invierten poco dinero cada uno. Algunos pequeños inversores privados. Y todo el equipo con el sueldo convertido en un % de la explotación de la película.

Esto último espero no haberlo de repetir jamás. Es una putada tener que trabajar así. Pero es verdad que no dejaremos de hacer cine solo porque el Gobierno ponga problemas.

Preséntanos a los actores.

Bernat Saumell. Lo había visto en la película Eloïse y me quedé con algunos detalles que eran esenciales para un personaje. Algo que no puede recrearse, tiene que estar ahí.

Cristian Valencia: Es un actor enorme. Lo había visto en registros cómicos como en la peli Barelona Nit d’Estiu. Físicamente encajaba perfectamente para uno de los personajes y al probarlo vi como, al abandonar el humor, crecía y crecía.

Albert Carbó. Lo había visto en la peli Bulling. Es un actor que se obsesiona como nadie. Me estuvo haciendo preguntas y preguntas durante 6 meses antes de rodar, analizando su personaje, dándole muchas vueltas, buscando detalles.

Alba Ribas. Buscaba un tipo de actriz muy concreto. A ella la había visto en una peli de terror donde hace un gran trabajo y de ahí la saqué. Tiene un papel durísimo y se lo tomó como un gran reto.

   

¿Cómo se ha llevado a cabo la postproducción? ¿Cuál ha sido la pieza clave de esa fase?

El montador, Alberto Bernad, ha sido la pieza clave. Con el montador es clave tener la misma manera de ver la peli. Y esto pasó.

Háblanos de la banda sonora.

Angustia, frío... una música psicológica, casi siempre ambiental, con algunas partituras donde un cello nos desgarra. Una bso muy particular de Tolo Prats que le da una gran personalidad a la película, combinando el género con su manera de ver a los personajes y de sentir las emociones.

Ahora que ya puedes ver la película terminada, ¿qué es lo que, personalmente como espectador, más te gusta?

El contraste con lo pequeña que es con la gran tensión y angustia que crea. A parte de la historia claro.

¿Y de qué te sientes más satisfecho como director?

No sé... supongo que de haber hallado un estilo y un tono, y de haber podido mantenerlo rodando sin medios. La cohesión entre todos los elementos.

¿Qué le dirías a un espectador para recomendarle que fuese a ver la película?

Que la película pueden verla espectadores muy diferentes. Desde palomiteros que quieren divertirse, y después pasarlo mal un rato, hasta espectadores que buscan, en el cine o teatro o literatura, intentos por parte del autor de enseñarnos por dentro.

   

Háblanos de su distribución.

Secreto de estado. Todavía no puedo dar datos.

¿Qué ha significado para el equipo la selección en el prestigioso South by Southwest?

Una gran alegría. Es un honor estar en la sección donde han pasado grandes pelis y de presupuesto enormemente superior como REC, BURIED, 28 DÍAS… Y fue una gran satisfacción las reacciones del público y todo lo que se ha ido escribiendo sobre la peli.

¿Sientes que merece la pena el enorme esfuerzo que supone hacer cine?

Evidentemente. Nada merece más la pena que cualquier acto creativo.

¿Qué opinas del panorama actual del cine independiente?

El cine independiente va a salvar al cine. El cine independiente existe des del inicio del cine, igual que el comercial. El comercial ya se ha quedado sin argumentos y muchas de sus películas no tienen ningún tipo de sello autoral. Podrían ser dirigidas por cualquiera.