Número anterior

J.C. Falcón


 

JC Falcón nació en Las Palmas de Gran Canaria. Comienza su carrera audiovisual como realizador de vídeos culturales. En 1995 escribe, dirige y produce su primer corto, MÁTAME, al que seguirán títulos como PEISITHANATOS, YO LOOK TU LOOK, O ME QUIERES O ME MATO, LA FUERZA DE LA COSTUMBRE, obteniendo varios premios en festivales nacionales.

Más tarde combina su labor como director del Encuentro Internacional de Cine Corto de Maspalomas –IMACINE e IMACINET- con la creación y realización de campañas publicitarias institucionales ligadas a Canarias, vídeos promocionales y video-clips.

Ha sido guionista de tv-movies y programas de entretenimiento para tv. Traslada su residencia a Madrid y en 2006 escribe y dirige su primer largometraje LA CAJA, adaptación de la novela “Nos dejaron el muerto”. Avalada por la crítica cosechó hasta quince premios en festivales nacionales e internacionales.

En 2013 cambia su residencia a Los Ángeles donde rueda los cortos GREEN CARD, BLACK RICE y MAINTENANCE REQUIRED. Vuelve a Madrid para rodar NUMERO2: SI YO FUERA MARILYN.

Actualmente se encuentra en el proceso de post-producción de su largometraje PEOPLE YOU MAY KNOW, rodado en 2015 entre Los Ángeles y Madrid.

   

¿Cómo nace “Número 2: Si yo fuera Marilyn"?

Pues surge de una anécdota que me contó un amigo. Me pareció muy divertida y pensé que sería un buen corto. Lo curioso es que cuando le contaba a mi entorno la idea, casi todo el mundo conocía a alguien a quien le había sucedido algo parecido. Así que empecé a sospechar que tenía entre mis manos la típica leyenda urbana.

Cuéntanos la sinopsis

Clari saldrá esta noche con un objetivo, liarse con la cita de internet a la que su amiga le va a dar plantón. Pasarán la noche juntos y él querrá volver a verla, tendrá todas las papeletas para que sea el hombre de su vida y la envidia de sus amigas. Demasiado bonito para que Clari no lo estropee.

Y ahora que conocemos la sinopsis, ¿sobre qué trata?

Si nos tuviésemos que poner serios, diríamos que básicamente habla de la necesidad de encontrar el amor a cualquier precio.

Personalmente, ¿qué fue lo que te llevó a dirigir una historia como ésta?

Pues como te decía antes, al descubrir que se trataba de una leyenda urbana pensé que de la misma manera que se adaptan al cine novelas, situaciones históricas o casos reales, por qué no hacer lo propio con uno de esas leyendas urbanas. Con este guión no pretendía contar una historia original ni conceptual sino divertida y entretenida, sin más pretensión.

   

¿Cuáles consideras que son las influencias más importantes en las que te inspiras a la hora de desarrollar el guión?

Pues en este caso la cosa estaba muy clara, ya que la inspiracion vino de esa anécdota, que era bastante gráfica. Sólo se trataba de darle forma, dotarla de valor narrativo y personalizarla en el personaje de Clari.

¿Y los cuáles son los principales retos que tuviste que superar para que el proyecto se hiciese realidad?

Pues salvando la cuestión financiera, que eso siempre es complicado, conformar tanto el equipo artístico como el técnico fue bastante sencillo. Todo el mundo se involucró a la primera, volcándose con la historia. Lo pasamos muy bien rodándola.

Preséntanos a los actores.

Desde que empecé a escribir la historia tenía claro que quería a Raquel Pérez para el personaje de Clari. Y ella, afortunadamente, aceptò a la primera. Lo borda. Después teníamos que encontrar a Raúl, y ahí es donde entra Andrés Velencoso que encarna perfectamente el personaje que buscaba para la historia y fue todo un descubrimiento.

Y a Paula lo interpreta Yaiza Guimaré, una actriz con gran presencia que no pasa inadvertida.

Seguro que durante el rodaje hubo muchas anécdotas. Cuéntanos algunas.

Pues recuerdo cuando rodábamos la escena en que Clari llamaba al ascensor, se suponía que alguien debía controlar desde el piso bajo que subiría vacío, pues se nos coló un vecino y apareció en medio del plano, Raquel se llevó un susto y nosotros nos echamos unas risas.

¿Qué tal ha funcionado el equipo técnico? ¿Podrías presentarnos a sus integrantes?

El equipo técnico eran muy buenos profesionales, como rodamos en el mes de Juliio, pues aprovecharon algunos días libres para unirse al proyecto. Trabajar con todos ellos, desde el empeño y buena predisposición de los cabezas de producción Sofía Pedroche, Ibán Díez y Anxo Rodríguez, pasando por el director de fotografía Alejandro de Pablo hasta el último del equipo fue un tremendo placer. Todos estaban absolutamente a favor de obra y me lo pusieron muy fácil.

   

¿Cómo se llevó a cabo la postproducción? ¿Cuál fue la pieza clave de esa fase?

La postproducción fue un proceso largo ya que al encontrarme yo residiendo en Los Ángeles y realizarse en Madrid, pues todo se ralentizaba un poco, pero no fue complicada. Lo que más tiempo llevó fue el diseño de los títulos de crédito, yo quería que fuesen animados mientras en OFF se contaba a modo de prólogo lo que había pasado la noche antes al comienzo de la historia. El trabajo de animación lo hizo Saray Domínguez y fue todo un acierto.

Háblanos de la banda sonora.

Pues la banda sonora digamos que está formada por tres partes. La primera corresponde a una mezcla inspirada en la canción “Mi gran noche” para la animación y créditos del comienzo y el responsable es el Dj Alex Garmendi. La banda sonora del corto corresponde al gran Lucas Vidal y para los créditos finales, la banda madrileña Whisky Caravan nos versionó el famoso tema “Mi gran noche” cantado por Raquel Pérez.

Ahora que ya puedes ver la película terminada, ¿qué es lo que, personalmente como espectador, más te gusta?

Me gusta mucho la inocencia y el empeño que pone Clari porque todo le salga perfecto.

¿Y de qué te sientes más satisfecho como director?

Pues de haber podido contar la historia que quería y con los actores que quería. Esto no siempre es posible.

   

¿Qué le dirías a un espectador para recomendarle que fuese a ver la película?

Pues que se van a echar unas risas.

Háblanos de su distribución.

¿Qué supone para el equipo la selección en el Festival de Cine de Fuengirola?

Pues un Festival es la vida para un cortometraje, sin ellos no tendríamos apenas posibilidades de llegar al público, y hay que aplaudir iniciativas como la de Fuengirola que nos ayudan a promocionar estos trabajos.

¿Sientes que merece la pena el enorme esfuerzo que supone hacer cine?

Si no lo sintiese hace tiempo que me hubiera dedicado a otra cosa.

¿Qué opinas del panorama actual del cine independiente en España?

Llevo más de tres años viviendo fuera de España y aunque intento mantenerme al día es verdad que no estoy ahí para vivir de primera mano lo que está sucediendo actualmente. Lo que sí creo es que esta crisis, dentro de lo malo, ha ayudado a cambiar un poco la conciencia y hábitos de hacer cine, buscar otros recursos y cambiar algunos conceptos que pertenecían a la vieja escuela, dando un soplo de aire fresco y renovado.