Número anterior

Jaume Najarro: Capa negra


 

Josep Sàbat, era un vendedor de telas en la zona del Llobregat que iba con su burro a las masías más conocidas de la zona y se ganaba con sus dotes de seducción a las mujeres de las casas, para después en algunas robar como bandolero. También se le conoció su guerra contra el barón, que en esa época oprimía al pueblo haciendo cobrar los impuestos muy altos y que finalmente pidió su cabeza a cualquier precio.

   

¿Cómo nace "Capa negra"?

‘CAPA NEGRA’ nace a partir de una reunión con el ayuntamiento de una de las localidades por las que actuó, Corbera de Llobregat, en Junio del 2013. Se nos contó la historia del bandolero y al ver que no se había hecho ninguna recreación audiovisual empezamos con la idea del guion y con el proyecto.

Y ahora que conocemos la sinopsis, ¿sobre qué trata?

Narramos la historia desde un punto de vista muy personal, desde el interior del bandolero. Nos centramos en el momento en que Sàbat se enamora y una relación de amor que fuerza que quiera abandonar el bandolerismo. También, evidentemente en la persecución que las autoridades realizan al bandolero.

Personalmente, ¿qué fue lo que te llevó a dirigir una historia como ésta?

Sentí atracción al conocer una historia como esta y tuve muchas ganas de mostrar este bandolero al resto del mundo, al ser su historia poco conocida fuera de las fronteras del Llobregat. Conocer también a una de mis mayores apoyos artísticos que fue Raquel Orta, con la que creamos una buena unión para tirar la producción adelante y que aportó muchísimo capital y sin el que no se podría haber rodado, puesto que la película se rodó por 10.000 euros sacados de capital privado.

¿Cuáles consideras que son las influencias más importantes en las que te inspiras a la hora de desarrollar el guión?

Conocer mucho la zona y su historia. Adentrar en el personaje y pensar como seria su entorno y su época. Hicimos un trabajo exhaustivo de búsqueda de localizaciones con nuestra localizadora, Pitu Grau durante todo el verano del 2013 para poder desarrollar el guión, luego Pitu Grau siguió en el equipo de producción, porque era necesaria para poder conocer los puntos estratégicos del film muy profundamente.

   

¿Cuáles fueron los principales apoyos a la hora de producirla?

Raquel Orta, se comprometió a aportar el capital necesario, y nunca fallo. Dejando constancia de lo profesional y comprometida que estuvo durante todo el proceso. Jack Queralt y Jose Guillén Portraire aportaron también capital como productores ejecutivos. Sin ellos tres hubiera sido imposible rodar un film de estas características y teniendo en cuenta que no se nos aportó ninguna subvención al respecto. Sí que tuvimos el apoyo de entidades privadas para el rodaje como El Pessebre Vivent de Corbera de Llobregat que nos cedió parte de los decorados para rodar parte de la trama, y también del bisbat y del cura de Corbera de Llobregat que aporto todo lo que pudo en cuestión de localizaciones, como el Castillo de Corbera de Llobregat, dónde se desarrollan las tramas de la baronía.

¿Y los cuáles son los principales retos que tuviste que superar para que el proyecto se hiciese realidad?

Saber administrar la economía fue una tarea difícil pero se supo hacer con el buen trabajo de todo el equipo de producción. Rodar en pleno verano en cuevas, masías y con ropa de época fue algo complicado pero en lo que todo el equipo estuvo al 100x100 tanto actores como técnicos.

Háblanos de las fórmulas de financiación de la película.

Por capital privado, esa fue la única opción que tuvimos. Como suele ocurrir en el cine independiente y más en esta época, que se afronta muy complicado poder rodar proyectos.

Preséntanos a los actores.

La película está protagonizada por Jack Queralt, más conocido por su papel de Leonardo Da Vinci en la biografía que se rodó hace pocos años en la RAI, en Italia; Yeray Ortega, Brian Gallardo, Irene Gellida, Rafa Delacroix, Anna Costa, Mar Soler, Albert Lladó, Clara Trevejo, Manu Gómez y un sinfín de actores y actrices con renombre en cine y televisión como Octavi Pujades, Roger Pera, Jordi Díaz, Montse Miralles, Emma Caballero, Roger Berruezo, Ferran Terraza, Miquel Bordoy, Carme Capdet, Jaume Casals o Pau Barredo. El rey Fernando VII aparece en el film, al que yo mismo doy vida en una de las secuencias.

Seguro que durante el rodaje hubo muchas anécdotas. Cuéntanos algunas.

En el rodaje pasaron algunas. Por ejemplo el primer día tuvimos que afrontar el trabajo en una zona muy complicada dónde no nos llegaba la cobertura y se nos hizo muy complicado acabar el trabajo. Jack Queralt tuvo un accidente por el que acabo el rodaje de la película usando dobles y medio lesionado del menisco. También tuvimos algunas visitas en pleno set por nuestros amigos los jabalís de la zona, la verdad nunca nos molestaron y se pusieron a ver el rodaje como un espectador más. La verdad que los jabalís de la zona eran muy educados y nunca se metían por el medio. Incluso en una de las tomas invitamos a una a estar presente en el plano y accedió., jeje.

   

¿Qué tal ha funcionado el equipo técnico? ¿Podrías presentarnos a sus integrantes?

Querría destacar la función de Pere Cots, el director de fotografía. Una persona joven, muy humilde pero a la vez muy trabajadora de la que he quedado muy contento y hemos formado un dúo y una gran amistad, fuera incluso del rodaje. Judith Carceller, Raquel Aguirre y Jordi Castellví fueron otros de los cámaras. Ainhoa Muñoz, Joan Boni, Ferran Disorder, David Ribas (en sonido), Rosmar Fernández, Iris Roldán, Erica Roldán, Núria Badenas (en maquillaje y estilismo) Núria Vila, Daniel Segalés, Jose Gómez, Andrea Recoder (Como ayudantes de producción) Pitu Grau (Ayudante de producción, vestuario y localizadora), Marta González (Making off y foto fija) y Albert Lladó (Coach de actores).

¿Cómo se llevó a cabo la postproducción? ¿Cuál fue la pieza clave de esa fase?

El trabajo de montaje esta trabajado con gran detalle pero también la fase de efectos digitales, realizada por Adolfo Fernández de NeoRender, empresa afincada en la ciudad de Mataró; i la gran tarea del compositor Iván Capillas (Compositor miembro de la Academia de Cine Catalán). Todo es necesario para que la postproducción sea lo más trabajada posible.

Háblanos de la banda sonora.

Tal y como he dicho, la realiza Iván Capillas. Galardonado en multitud de festivales nacionales e internacionales y que se interesó desde bien pronto por nuestro proyecto. En estos momentos trabaja para darle a la película ese aire que queremos.

Ahora que ya puedes ver la película terminada, ¿qué es lo que, personalmente como espectador, más te gusta?

Me gusta sobre todo, la parte romántica del personaje. La que no todos conocen o han oído hablar. Esa tarea ha sido la que nosotros hemos querido centrar. Una persona que hace lo que hace porque se ve abocado a una vida al límite y sin recursos.

¿Y de qué te sientes más satisfecho como director?

De todo el trabajo del equipo, desde el primero al último y de cómo han apoyado el proyecto. Todos los actores y técnicos que desde el primer día estuvieron ahí, bajo 8 y 10 horas de rodaje por sesión y en condiciones difíciles. Haciendo equipo y afrontando todos los imprevistos de un rodaje de este tipo.

¿Qué le dirías a un espectador para recomendarle que fuese a ver la película?

Que es una película hecha desde el corazón y con mucha imaginación para darle el resultado que se muestra en el tráiler. Trabajando cada detalle. No es una simple película de aventuras sino que tiene mucho romanticismo de fondo.

Háblanos de su distribución.

De momento la distribución se antoja complicada, como todo proyecto. Nuestra idea inicial es ir a Festivales y mostrar la historia y también proyecciones por todas las localidades posibles catalanas, al ser una historia de aquí. Habrá un estreno en Barcelona a principios del 2016 que ya informaremos en las páginas de la película.

   

Festivales de cine, ¿qué sensaciones tienes en este aspecto?

Los Festivales cada vez están más profesionalizados y más trabajados, por lo que creo que es una muy buena oportunidad para los directores noveles. Creo que puede ser una película que pueda llegar a estar bien colocada en ellos, pero todo depende de muchos factores en este país.

¿Sientes que merece la pena el enorme esfuerzo que supone hacer cine?

Para los que queremos desde el corazón nuestra profesión yo creo que sí. Es un esfuerzo gigantesco pero creo que cuando lo vives no puedes dejar de hacerlo. Lo importante es administrarse la energía y cuando acabas agotado dejar un tiempo para volver. Esta película nos ha agotado física y mentalmente a todos, pero queremos esto y seguiremos haciendo proyectos.

¿Qué opinas del panorama actual del cine independiente?

Esta muy difícil, pero luchando y empujándonos a hacer cosas, podemos crear grandes producciones a muy bajo precio. La cultura en nuestro país está francamente mal, pero no es gracias a los profesionales sino a los que mandan. Creo que no se apoya como se debería y que falta gente que entienda de lo que habla.