Número anterior

Lucas Marcheggiano: Un enemigo formidable


 

Carlos Borghi es controlador de plagas urbanas. Como un excéntrico detective salido de un film noir o un superhéroe, siempre está alerta. Un llamado telefónico, lo obliga a dejar todo y vestido con su negro uniforme sale a cumplir con su deber. Ya en la locación, ilumina con su linterna sector por sector, rincón por rincón, hurga hasta dar con su enemigo formidable. Frente a una situación desbordante que a todos nos puede suceder, Carlos, dotado de un elocuente anecdotario científico y gran sentido del humor se instaura en la vida de sus clientes, solucionando sus problemas y conteniéndolos. Carlos Borghi es la persona a la que nunca quisiéramos tener que llamar pero, ante la desesperación es la única salida.

   

¿Cómo nace "Un enemigo formidable "?

Un Enemigo Formidable nace, principalmente, de la necesidad de contar una historia. Alguien que hace documentales siempre está buscando una historia que lo conmueva, consciente o inconscientemente.

Y ahora que conocemos la sinopsis, ¿sobre qué trata?

El documental hace un recorte de la vida cotidiana de un controlador de plagas de la ciudad de Buenos Aires.

Personalmente, ¿qué fue lo que te llevó a dirigir una historia como ésta?

Como te contaba antes, siempre estoy buscando alguna historia o personaje que me lleve a imaginarlo en una sala de cine. Y con Carlos, el protagonista de este documental, paso esto. Lo conocí por causalidad, fui a comprar veneno para hormigas a un local especializado en el tema y cuando lo conocí, sentí mucha curiosidad por su excéntrica personalidad e inmediatamente pensé en hacer una película sobre él. Otro factor que para mí es importantísimo es el sentido del humor del personaje. Y Carlos tiene mucho sentido del humor, que lo utiliza para contener a sus clientes, quienes siempre están en estado de shock.

¿Cuáles consideras que son las influencias más importantes en las que te inspiras a la hora de desarrollar el guión?

Y, según el tratamiento que se le quiera dar, en este caso, como quise darle una onda film noir, y película de monstruos, busque referencias en algunas películas de Alfred Hitchcock y John Carpenter.

¿Cuáles fueron los principales apoyos a la hora de producirla?

El apoyo principal fue un pequeño subsidio que me otorgó el Instituto de Cine Argentino (INCAA) y mi aporte como guionista, director y productor (esto quiere decir que no cobré por mi trabajo).

   

¿Y los cuáles son los principales retos que tuviste que superar para que el proyecto se hiciese realidad?

Curiosamente esta vez no tuve grandes dificultades para llevar el proyecto adelante como en otras oportunidades. Si las obvias, nunca es fácil sacar un proyecto adelante, pero recuerdo que la primera fue que el ente que revisaba mi proyecto dijo que reescriba el guión presentado porque era insuficiente. Eso hizo que reescriba y alargue la historia, una vez hecho, no me dejaron agrandar el presupuesto, entonces tuve que filmar el nuevo guion con un presupuesto muy inferior. Lamentablemente los realizadores independientes, tal vez de todo el mundo, los sudamericanos si, doy fe, estamos más acostumbrados a filmar con dificultades económicas que ya no nos sorprende nada y salimos a filmar de todos modos, si esperamos la situación ideal, no haremos nada.

Háblanos de las fórmulas de financiación de la película.

Sé que hay varias formas diferentes de financiación para proyectos hoy, pero yo en este caso solamente he optado por pedir un subsidio al INCAA y con eso realicé el proyecto. Aclaro que este documental es muy pequeño y creo que no necesitaba más apoyo, para mi próximo proyecto, que es más ambicioso recurriré a otros organismos que financias proyectos, por ejemplo: ley de mecenazgo. IDFA, etc.

Preséntanos a los actores.

Actores, uno hubo, el personaje principal de este documental: es un retrato de personaje, se llama Carlos Borghi. Es, argentino de unos cincuenta y pico , de profesión controlador de plagas urbano, estudioso y apasionado de su trabajo, hincha de Vélez Sarsfield, (vive a tres cuadras del estadio), padre de una hija que estudia psicología, quien dice que sus estudios fueron pagados con dinero que consiguió su padre por matar… (Plagas)

Seguro que durante el rodaje hubo muchas anécdotas. Cuéntanos algunas.

Uff, Hubo varias como siempre pasa y eso es lo lindo de los rodajes, pero la primera que se me viene a la cabeza y que representa lo que es el espíritu del cine independiente (pero de verdad) es que : Para una escena, donde Carlos tiene que perseguir a un montón de ratas dentro de una fábrica, alquilamos ratas de laboratorio, (teñidas de negro) porque las ratas salvajes son peligrosas, pueden transmitir enfermedades, no sé por qué la persona que nos tenía que traer los roedores entendió mal y en vez de traernos 6 ratas vivas y una muerta trajo solamente una viva y una muerta nada más… Así que tuvimos que agudizar el ingenio y como ya venía viendo películas del amigo John Carpenter, tratamos de emularlo a él en no nos mostrar al “monstruo” entero,y a la rata muerta la atamos con un hilito y la fuimos arrastrando por los pasillos y así la filmamos en partes. Luego soltamos a la única viva y por montaje parece que haya más de un roedor…

   

¿Qué tal ha funcionado el equipo técnico? ¿Podrías presentarnos a sus integrantes?

El equipo técnico reducido ha funcionado muy bien. Con algunos ya vengo trabajando en proyectos anteriores y nos conocemos muy bien, aparte nos hemos divertido mucho durante el rodaje, va, por lo menos yo fui feliz durante esos días, más allá de los problemas naturales que siempre y hay que resolver en cualquier película.

Guión - Producción y Dirección: Lucas Marcheggiano

Dirección de Fotografía y Cámara: Fernando Blanc

Producción Ejecutiva : Federico Eibuszyc

Diseño de Producción: Gabriel Amiel

Asesoramiento de Producción Ejecutiva: Sheila Casamiquela

Montaje: Miguel Colombo

Post de Sonido: Guillermo Bengolea

Sonido Directo: Damián Turkieh - Hernán Severino

Música: Marcelo Capasso - Dragonatua

¿Cómo se llevó a cabo la postproducción? ¿Cuál fue la pieza clave de esa fase?

La posproducción fue la siguiente. Siempre dirijo yo la edición. Pero esta vez quise tener la experiencia de trabajar con un montajista y luego de armar yo un off-line me junté con Miguel Colombo, montador de cine, con él es la primera vez que trabajo, y me dio su parecer, yo tenía algunas dudas con respecto a los reportajes dentro de la estructura de film nior dentro del documental, y con su asesoramiento, dejamos de lado todo reportaje y voz en off y armamos la película con los elementos del lenguaje cinematográfico que tiene la ficción , en este caso creo que quedó una comedia documental con toques de fim noir.

Háblanos de la banda sonora.

La banda sonora la hizo Marcelo Capasso, él ya trabajó con migo en un cortometraje que hice hace muchos años “El Estanque”. Él es un gran músico y cuando le di el material hablamos mucho de que el clima que había que buscarle era suspenso nocturno. el me mostró unos bocetos y así fuimos llegando al resultado final, También utilicé un tema del grupo argentino de doom metal: Dragonauta. La mezcla de sonido, Foley y la sincronización la hizo Guillermo Bengolea , y el sonido directo Damián Turkieh y Hernán Severino.

Ahora que ya puedes ver la película terminada, ¿qué es lo que, personalmente como espectador, más te gusta?

Lo que más me gusta es que es la película me hace sentir incómodo, porque todo el tiempo de la proyección, mientras la historia avanza, pienso ¿Qué es esto?¿ que hice? ¿Una comedia? ¿Una sátira? ¿Un documental? Pero al llegar el final el protagonista resuelve su caso y todo se resignifica. Tuve la suerte que en un festival en Lima Perú al terminar la proyección un espectador me dijo justamente esto y ahí pensé que salió como quería, o por lo menos un espectador percibió lo que yo quería transmitir con la película y por suerte yo también percibo.

¿Y de qué te sientes más satisfecho como director?

Más allá de los resultados o motivado por los resultados, eso no lo tengo claro, hacer una película sin condicionamientos artísticos ni ideológicos es un hecho tan emocionante que eso me hace sentir satisfecho, hacer un sueño realidad.

¿Qué le dirías a un espectador para recomendarle que fuese a ver la película?

“Andá a ver Un Enemigo Formidable, porque tal vez cuando llegues a tu casa, haya una rata y si no sabés como controlarla te podes llegar a desesperar”.

   

Háblanos de su distribución.

El tema de la distribución es un tema muy complicado aquí en Argentina con respecto al cine Argentino y creo que es así en todos lados. Al no haber casi difusión ni salas de proyección es muy difícil mostrar las películas y por lo tanto distribuirlas. No hay un método y creo que los festivales son un lugar donde se puede conocer distribuidores, programadores, colegas, etc, y de ahí y con un trabajo de hormiga en algunos casos se puede llegar a difundir el trabajo realizado. También depende mucho si la película gusta o no, eso es fundamental en un realizador que no tiene un nombre instalado. En mi caso esta doc no tiene distribuidor, algunos te piden la película para ponerla en un catálogo, nunca pasa nada, así que estoy tranquilo, por ahora prefiero que se vea en festivales y luego tratar de hacer otra y otra, lo demás tal vez venga, no venga o al algún día un productor me asesore, no tengo manejo en este tema.

Festivales de cine, ¿qué sensaciones tienes en este aspecto?

Como te decía antes, los festivales de cine son la mejor forma de mostrar una película independiente, de hecho vos me contactarte porque te enteraste que iba a presentar mi película en el festival de cine inusual.

¿Sientes que merece la pena el enorme esfuerzo que supone hacer cine?

Por supuesto. Más allá de la suerte que pueda tener la película que hacés, hacer cine es una experiencia única que mientras estas filmando te arrepentís y al terminar sentís que si no filmas te falta algo esencial.

¿Qué opinas del panorama actual del cine independiente?

Cine independiente: palabra bastardeada si las hay. Creo que con el avance de la tecnología y la moda de estudiar cine en institutos, ha crecido muchísimo la producción. En todos los países cada vez hay más producción de películas independientes, pero eso no quiere decir que haya mejor calidad , mejor distribución de todas las tendencias o una búsqueda más intensa de un lenguaje personal, que a mi entender eso es el cine independiente, el cine de autor, que sigue siendo una minoría, esto está muy relacionado por las influencias de los grandes estudios que con sus campañas de promoción contaminan la elección de elegir que ver y que y como filmar, en la mayoría de nosotros, como ha pasado siempre. Ahí está mi desafío, seguir siendo independiente a la hora de filmar.