Número anterior

Miguel Herrero: Proyecto USA


 

Miguel Herrero es cineasta, escritor, psicopedagogo y profesor alicantino, conocido fundamentalmente por sus trabajos en producción cinematográfica, como en la película Operasiones Espesiales de Paco Soto, y por ser el fundador y director del Festival Internacional de Cine de Sax (FICS), que este año celebra su 9ª edición.

El Festival Internacional de Cine de Sax nace de la Asociación Cinematográfica y Audiovisual de Sax (ACAS) bajo la dirección de Miguel. Contando desde su creación, en 2006, con el apoyo del Ayuntamiento de Sax y respaldado en sus diversas ediciones por entidades como: Generalitat Valenciana, Cultur Arts, Universidad Miguel Hernández de Elche (UMH), Diputación de Alicante, Ciudad de la Luz, etc. y empresas como Giménez Ganga y Gaviota Simbac.

Christian Simón Agulló, Sergio Pérez Esteve, Diego Martínez Martínez y el propio director, Miguel Herrero, son los protagonistas de este largometraje documental. Una aventura en primera persona consistente en cruzar Estados Unidos de Este a Oeste, de Nueva York a Los Ángeles, en coche. Una ‘road movie’ existencialista y contemplativa rodada en menos de un mes, a contrarreloj.

   

¿Cómo nace "Proyecto USA"?

“Proyecto USA” es una idea entre amigos. Es un anhelo que todo el mundo tiene, el viajar en coche y perderte por Estados Unidos. Queríamos hacerlo y yo no concebía ese viaje sin rodar una película de ello.

Cuéntanos la sinopsis

4 amigos, 1 coche, 10.000 KM. A real road movie.

Y ahora que conocemos la sinopsis, ¿sobre qué trata?

El reto de cruzar Estados Unidos de costa a costa, de Nueva York a Los Ángeles en coche.

Personalmente, ¿qué fue lo que te llevó a dirigir una historia como ésta?

Me gustan mucho la mayoría de road movies y era muy emocionante poder vivir una. Desde este enfoque y de esta manera prácticamente no había nada realizado. Se ajustaba perfectamente a algo viable para poder rodar con muy bajo presupuesto. Era también lo suficientemente interesante para ser vista. Además del reto que suponía y el poder jugar en muchas ocasiones con la improvisación, algo que me atraía probar.

¿Cuáles consideras que son las influencias más importantes en las que te inspiras a la hora de desarrollar el guión?

El desarrollo del guión de Proyecto USA está fuera de lo convencional. Se ha ido realizando en las tres fases: preproducción, producción y postproducción. No sabía lo que me iba a encontrar ni lo que iba a ir sucediendo en determinadas localizaciones. Empecé a rodar con unas pocas páginas que era más un tratamiento/escaleta y con anotaciones de un guión técnico. Las tres “influencias” hasta cierto punto que me han llevado a desarrollar Proyecto USA han sido el cine de Jim Jarmusch, al que pude conocer en persona, concretamente por su película Extraños en el paraíso (1984), el documental Koyaanisqatsi (1982) de Godfrey Reggio por su enfoque, estilo, fotografía y fascinanción por las localizaciones y El diablo sobre ruedas (1971), la opera prima de Steven Spielberg por su sencillez y realización.

Háblanos de las fórmulas de financiación de la película.

Debido al tipo y condiciones de película decidí que podía ser más consecuente, libre y viable el hecho de realizar una autoproducción. Por un lado cada uno de los cuatro que fuimos al viaje/rodaje en Estados Unidos se cubrió sus gastos (unos 3.500 euros por cabeza). El rodaje fue casi un mes entero de agosto. Todo el presupuesto de la película ya lo cubrí personalmente. Vi la posibilidad de tener algunos patrocinadores, de realizar un crowdfunding, de solicitar subvención, etc. pero en este casos no se ajustaban a la película. Éramos 4 amigos en Estados Unidos, 1 coche y 4 cámaras. Necesitaba total libertad e independencia por lo que pudiera pasar y tampoco se ajustaba a ninguna subvención, ni veía lícito que el estado nos pagara un viaje así jaja.

   

¿Y los cuáles son los principales retos que tuviste que superar para que el proyecto se hiciese realidad?

Lo que puede ir costando es tener siempre la moral alta, las ganas y la pasión de sacarlo adelante cueste lo que cueste. Y eso es lo realmente importante, es hacerla. Aunque sea con más o menos medios. Hay que luchar por ello, prevenir con mucha antelación cualquier problema y solucionar cualquier imprevisto. Estuvimos a punto de que no se pudiera realizar. Pedro Rico Soriano, uno de mis amigos a tan sólo unos pocos meses del viaje/rodaje por gastos y compromisos familiares no pudo hacerlo, nos quedamos con uno menos y necesitábamos ser cuatro, afortunadamente tuvimos a otro amigo Diego Martínez Martínez que pudo venirse. Por otro lado está el tener más paciencia y constancia. Son muy importantes, han sido muchísimas horas de postproducción y en soledad y a veces costaba seguir adelante.

Preséntanos a los actores.

Es un largometraje documental road movie. Somos nosotros mismos: Christian Simón Agulló, Sergio Pérez Esteve, Diego Martínez Martínez y un servidor. Cuatro jóvenes españoles de 25 años con sus diversas opiniones y peculiar filosofía de vida. Aunque a veces el espectador puede dudar si hay algo ficcionado o no, todo es real y auténtico, no se trata en este caso de un falso documental o mockumentary, tiene más de reality. Por otro lado está Luis Bajo, que es el narrador de la película, la voz de Charlie Sheen, Michael Keaton o Mel Gibson, entre otros. Es uno de los grandes actores de doblaje y la verdad que se volcó totalmente con la película, le estoy muy agradecido.

Seguro que durante el rodaje hubo muchas anécdotas. Cuéntanos algunas.

Las altas temperaturas, sobre todo en el Valle de la Muerte en pleno agosto, más de 50ºC, hicieron que se convirtieran en gelatina varios cables de la cámara. La propia película peligró durante el viaje, pues las altas temperaturas dejaron inutilizado también un disco duro. Estuve gran parte del viaje con tan sólo una copia de la película. Durante el viaje cuando teníamos internet íbamos realizando un blog (www.proyectousa.com) algunas de las entradas son escenas del propio filme. Buena parte de la producción se fue realizando en plena carretera dentro de un coche. En Yosemite estuvimos en un foco de hantavirus, un virus mortal. Pasamos por algún que otro hospital y Sergio sufrió una especie de infección de causa desconocida que le impedía mover un brazo. En el Gran Cañón encontramos una cartera con miles de dólares que devolvimos a su dueño. Y mucho más en la película.

¿Qué tal ha funcionado el equipo técnico? ¿Podrías presentarnos a sus integrantes?

En este caso por el tipo de película, condiciones de rodaje y presupuesto he tenido que asumir casi todas las funciones: dirección, guión, producción, fotografía, montaje, sonido directo, supervisor musical, etc. He contado para la postproducción de sonido con Adrià Sempere (Operasiones Espesiales) de Alcoy (Alicante) y con animaciones realizadas por Badalona Joan Martin Giménez director del premiado cortometraje Candyhearts.

   

¿Cómo se llevó a cabo la postproducción? ¿Cuál fue la pieza clave de esa fase?

Debido a más de las 20 horas de material rodado, siendo el que ha estado allí y la falta de presupuesto vi que la mejor opción era que me encargara de la edición yo mismo. El montaje sobre todo fue muy arduo, más de medio año. En la misma postproducción era buena parte también de la propia escritura del guión. Hay que tener mucha paciencia y es muy bueno el dejar tiempo el material sin tocar y a la semana o dos semanas volverlo a retomar.

Háblanos de la banda sonora.

La música en el cine para mí es muy importante. Por un lado he sido saxofonista y estudié Magisterio con la especialidad de Música, he estado ejerciendo varios como maestro de música en Primaria y en Secundaria. Tenía claro que para Proyecto USA necesitaba temas míticos, canciones americanas principalmente de los 70 y música ambient, atmosférica para numerosas y diversas localizaciones. Durante el viaje/rodaje pude escuchar muchísimos temas y probarlos en carretera e in situ. Me hice un listado y afortunadamente después de mucho tiempo de llamadas, emails, papeleo a discográficas pude tener casi todas las que tenía previstas. La banda sonora de Proyecto USA tiene varias canciones de Pretenders, The Animals, José González y Arizona Baby, además de la canción original The land of red man compuesta e interpretada por Patricia Brotons (La Belle) además de temas instrumentales atmosféricos que principalmente han sido de música de librería.

Ahora que ya puedes ver la película terminada, ¿qué es lo que, personalmente como espectador, más te gusta?

Poder ver en hora y cuarto los lugares más míticos y varios desconocidos de todo Estados Unidos en una sola película. Por otro los momentos más reflexivos y existencialistas que tenemos dan para mucho y también las escenas de carretera a toda velocidad con temazos americanos.

   

¿Y de qué te sientes más satisfecho como director?

Haber realizado esta aventura y esta película que era todo un reto. Aprender mucho más de todo el proceso y correr riesgos, saltarte las normas, los convencionalismos, poder jugar y sentirte libre sin ataduras de ningún tipo. Y concretamente la realización y el acabado de varias secuencias que son exactamente como quería que fuesen y me siguen emocionando y fascinando.

¿Qué le dirías a un espectador para recomendarle que fuese a ver la película?

4 amigos, 1 coche, 10. 000 kilómetros.

Háblanos de su distribución.

Acabamos de iniciar la distribución por festivales a nivel internacional. La mantendremos hasta 2017 por lo menos por festivales. Por ahora ha tenido una buena acogida en festivales de cine independiente en Estados Unidos y llevamos ya tres premios a Mejor Documental. Entre Pascua y Verano de 2016 realizaremos un estreno simultáneo en algunas salas de documentales, autocines, DVD y varias plataformas de cine online. También estamos negociando con varias televisiones para su emisión. Además realizaremos varias presentaciones y pases especiales con una exposición fotográfica que recoge la ruta que hicimos de Estados Unidos en 30 panorámicas, algunas las tenemos subidas en: www.cinestesia.es

Festivales de cine, ¿qué sensaciones tienes en este aspecto?

Por un lado soy fundador y director del Festival Internacional de Cine de Sax (FICS), en el interior de la provincia de Alicante. www.festivalsax.com Ahora mismo estamos iniciando el proyecto de la 10ª edición del festival para julio de 2016. Pienso que los festivales son muy importantes. Son los lugares de encuentro entre cineastas y el hecho de poder hacer contactos, darte a conocer, ver buenas películas, asistir a presentaciones, coloquios, etc. es fundamental y hay que moverse por muchos asiduamente tanto por pequeños como por grandes. Creo que hay muchos directores noveles que no tienen conocimientos de distribución y eso hace que sus cortometrajes o películas se vean muy poco, no lleguen a ningún sitio y se frustren. Aparte de que es cierto de que hay muchísima más competencia en festivales que hace años, ahora mismo las plataformas de distribución por festivales hacen que cualquier festivales pueda tener miles de películas y el festival sólo va a coger de 6 a 30 obras por ejemplo. Es básico que se conozca más el mundo de la distribución por festivales, es muy importante en general la distribución y normalmente se obvia y se deja lo último cuando tiene que ser primordial desde el proyecto.

¿Sientes que merece la pena el enorme esfuerzo que supone hacer cine?

Merece la pena aunque hay que ser consecuente con aquello que se realiza y como se realiza. Es necesario no esperar nada y ante todo disfrutar del proceso, sentir la pasión en todo momento, vivirlo, pasarlo bien y siempre estar aprendiendo.

¿Qué opinas del panorama actual del cine independiente en España?

Hay directores y obras interesantes. Algunas están teniendo buena acogida en festivales por todo el mundo y es una de las pocas y mejores formas que hay para hacer y tener la oportunidad de vivir del cine. Aunque pienso que muchas veces se realizan películas independientes sin que el propio director/productor sepa lo que ha hecho, sea consecuente con ello y las obras no van a ningún sitio. Es importante saber que vas a hacer, a quién va dirigido, a donde tiene que ir a hasta donde podría llegar.