Número anterior

Norberto Ramos del Val: Amor tóxico


 

Norberto Ramos del Val (Santander, Cantabria, España, 7 de febrero de 1970) es un director y guionista español que debutó con el largometraje Muertos comunes y que posteriormente se ha dedicado a producciones independientes como Hienas y El último fin de semana mientras realiza trabajos como realizador de videoclips, publicidad y televisión.

   

¿Cómo nace "Amor tóxico"?

Como de costumbre buscábamos una nueva película que se pudiera rodar sin dinero y en muy poquito tiempo. A Pablo Vázquez se le ocurrió que podría ser la historia de una cita y propuso llamar a Toni Junyent para que la escribiera con él. Me pareció que de ahí podría salir algo muy curioso.

Cuéntanos la sinopsis

Toni tiene un largo historial de citas desastre por internet. Esta vez ha quedado con Irene, una chica un tanto peculiar con la que pasará lo que posiblemente sea la peor noche de su vida. O la mejor, ya que a veces no se sabe bien cómo diferenciar una cita genial de un desastre total.

Y ahora que conocemos la sinopsis, ¿sobre qué trata?

Trata del amor, del sexo, de cómo nos relacionamos ahora las personas y de la soledad, por supuesto.

Personalmente, ¿qué fue lo que te llevó a dirigir una historia como ésta?

En cuanto me leí el guión vi claro que entre Pablo y Toni habían escrito algo muy universal, en lo que me veía reflejado yo y se vería reflejado el público de cualquier sitio. Había que hacer la peli.

¿Cuáles consideras que son las influencias más importantes en las que te inspiras a la hora de desarrollar el guión?

Últimamente no escribo mis guiones. Sólo comento con Vázquez si alguna de las ideas que tiene por su loca cabeza me gustan más que otras… y cuando me entrega el guión terminado, como mucho, sumo un par de chistes que suelen funcionar. Me siento muy a gusto como director de guiones ajenos que no se me hacen para nada ajenos.

   

¿Cuáles fueron los principales apoyos a la hora de producirla?

No ha habido ningún apoyo de instituciones públicas ni institucional ni de televisiones, distribuidoras o productoras a parte de la mía propia. Es una pequeña inversión privada que espero recuperar pronto si todo va bien. No tengo paciencia para ir moviendo mis proyectos por despachos y aún menos para pedir ayudas o subvenciones.

¿Y los cuáles son los principales retos que tuviste que superar para que el proyecto se hiciese realidad?

Nada especial. En mis películas los “retos” los solucionamos creando desde el guión un proyecto que se pueda hacer con el presupuesto con el que contamos, o sea, con prácticamente nada. Luego realmente si pasamos con éxito la fase de rodaje… todo está hecho. El casting lo tenía claro desde el primer minuto y el equipo se formó rápidamente con gente nueva con la que no había trabajado aún. Como intento siempre no depender de nadie más que de mí mismo para hacer las películas… no tengo grandes aventuras que contar durante el proceso de preproducción.

Háblanos de las fórmulas de financiación de la película.

Financiar mis películas es básicamente conseguir que el equipo crea en el proyecto, rodar en los menos días posibles, que no tengamos necesidades para nada complicadas y aún menos caras… y para lo demás: un pequeño sablazo y luego arriesgarme a devolverlo cuando la película de algún miserable beneficio. No tiene más misterio. Otros piden créditos para irse de vacaciones o comprarse un coche nuevo, les da por comprarse casas o tener niños… Yo vivo solo y con alquiler barato, no gasto casi nada, mi coche ya tiene ya 20 años el pobrecito y no tengo ninguna intención de cambiarlo por ahora.

Preséntanos a los actores.

Edu Ferrés es Toni, Ann Perelló es Irene, Daniel Castro es el camarero, Mariu Bárcena hace de Araceli y Álvaro Lafora es su novio. No hay mucha más gente en Amor Tóxico y no tenía ninguna gana en esta ocasión de volverme loco con el casting. Necesitaba un puñado de actores cojonudos con los que trabajar a la velocidad de la luz y que el espectador se tragara sin dudar.

A Edu le conozco hace ya unos años y tenía un pequeño papel en FARADAY y es compañero del teatro Alfil con su espectáculo “Improvisa tio!”. Siempre pensé que podría protagonizar una de mis pelis y esta era la ocasión perfecta. Me habló de Ann, con la que había rodado una serie en Ibiza… y además yo ya había hablado con ella hacía años por Facebook para hacer un videoclip o no me acuerdo ya ni qué, pero que me gustaba mucho cómo curraba (es la protagonista de Otel.O)… así que teníamos pareja. Al resto les lié rápido porque les encantó el guión y les caigo simpático. No hay más misterio.

Seguro que durante el rodaje hubo muchas anécdotas. Cuéntanos algunas.

En mis rodajes no hay ni tiempo para que pase nada raro… porque además, en la tradición de Roger Corman… cualquier desastre que pueda suceder será solucionado o incluido en la película en el menor tiempo posible. Nada puede pararme.

   

¿Qué tal ha funcionado el equipo técnico? ¿Podrías presentarnos a sus integrantes?

Todo gente nueva, como César Pujol de director de foto, el estreno en decoración de Celia Marchena, la gran Carmen Dopico en producción y Mateo Menéndez con el sonido directo. La verdad es que creo que repetirán todos en próximas aventuras. Esta vez además he tenido la ayuda de Jose Ignacio Arrufat en el diseño de sonido y también en las mezclas junto con Mikel Z Castells. Su trabajo junto al etalonaje y efectos digitales del propio director de foto, César Pujol, me han dejado una peli muy aparente.

¿Cómo se llevó a cabo la postproducción? ¿Cuál fue la pieza clave de esa fase?

Siempre monto mis películas… así que la postproducción básicamente consiste en encerrarme en mi casa. Luego, como ya te he dicho antes, he tenido la ayuda de César, Jose y Mikel… y claro, la música.

Háblanos de la banda sonora.

La música original es de José Sánchez-Sanz, que también hizo FARADAY. Ha hecho una música muy etérea, hipnótica… que viene estupenda para darle el ambiente de sueño o pesadilla a la película. Las canciones que suenan en el bar son de Caballero Reynaldo, que es un tipo majísimo con el que seguramente seguiré colaborando y en los créditos hay un temazo muy macarra de Pentatronika que me pareció perfecto como broche final de la película.

Ahora que ya puedes ver la película terminada, ¿qué es lo que, personalmente como espectador, más te gusta?

Me gusta mucho todo. Cómo ha funcionado todo y cómo funciona la película a nivel anímico en el espectador. Es como un viaje y es precisamente lo que quería conseguir.

¿Y de qué te sientes más satisfecho como director?

De haber conseguido hacer la peli que quería.

¿Qué le dirías a un espectador para recomendarle que fuese a ver la película?

Que se vea el tráiler, que si ha visto alguna peli anterior mía ya sabrá que ésta tendrá algún nexo en común pero que de nuevo será también algo completamente diferente… y que si le parece interesante el tema creo que no saldrá decepcionado. Otra cosa es que igual sale con la cabeza tocada, pero eso siempre es bueno.

   

Háblanos de su distribución.

No sé. Háblame tú. No tengo ni idea de si la película podrá distribuirse o la tender que mover yo como siempre. No me preocupa ahora mismo eso mucho. Saldrá lo que tenga que salir y seguro que consigo todo lo que pueda de esta peli.

¿Qué supone para el equipo la selección en el Festival de Cine de Sevilla?

Estamos muy contentos porque creo que es el festival perfecto para estrenar la peli. Estamos en la sección Resistencias y está claro que nos pega mucho. A ver si gusta mucho y de paso nos la piden de otros festivales internacionales.

Festivales de cine, ¿qué sensaciones tienes en este aspecto?

Son el escaparate perfecto para este tipo de cine independiente. La única salida posible para arrancar con una peli nueva.

¿Qué opinas del panorama actual del cine independiente en España?

Hablar de cine “independiente” en un país tan tercermundista como este es un poco absurdo. Menos las 3 o 4 películas que pagan las grandes televisiones… el resto son más o menos caras, pero independientes todas. Vamos todos por libre a buscarnos la vida como podemos.