Número anterior

Pablo González: Cine Heroico


 

Cine Heroico es un sello creativo nacido en el año 2013 en torno a un grupo de jóvenes artistas del mundo escénico y audiovisual (actores, directores, guionistas, técnicos…) residentes en Madrid pero provenientes de diversas partes del país (Asturias, Andalucía, Castilla León…). En ese mismo año emprenden la realización de la webserie SEALAND que compaginan con la filmación de varios cortometrajes estrenados en diversos festivales (Festival de Cine de Gijón, Notodofilmfest) o a través de sus propios canales en la red.

En la actualidad preparan la segunda temporada de SEALAND a la par que diversos cortometrajes y un nuevo proyecto de serie.

Hablamos con Pablo González sobre la webserie "Entre vampiros".

   

¿Cómo nace "Cine Heroico"?

Cine Heroico nace en algún momento de 2013, cuando empiezo a plantearme hacerme con mi propio equipo de grabación. Bien pensado fue una estupidez porque llevaba muy poco tiempo instalado en Madrid, sin apenas contactos, trabajaba a media jornada y tenía muy poca idea de ingeniería técnica (cámaras, objetivos, equipos de sonido, iluminación…) pero, a favor, una gran intuición y el hecho de vivir en una urbanización insoportable. En verano la piscina se llenaba de niños chillones. Tenía que hacer algo.

Personalmente, ¿qué fue lo que te llevó a participar en el proyecto?

Hago las cosas sin pensar y eso, para una persona tan insegura como yo, es raro. Me da miedo no saber llegar al supermercado de mi barrio, pero luego hago las maletas y me voy a vivir a un país extranjero, sin la Lonely Planet. Con Cine Heroico pasó lo mismo. Yo sabía (es un decir) contar historias, tenía experiencia como guionista y actor, había dado clases de teatro en un colegio… ¿Por qué no hacerme productor de cine? Yo tampoco lo entiendo.

Preséntanos al equipo

Han pasado unos cuantos, pero me voy a ceñir a la plantilla regular de “Entre Vampiros”, nuestro último proyecto. Si fuéramos una banda de rock empezaría por Carlos Alonso en la cámara, Jaime Castel en la pértiga de sonido, Nanu Farroni con el maquillaje y caracterización y el gran Alfonso De Lucas Buñuel (sobrino auténtico de Luis Buñuel y, por estas casualidades de la vida, vecino mío) en labores directivas. Yo soy el que los manipula a todos para que hagan el trabajo duro. Ah, y luego están los actores. Gente como Quico García, Tony Della Casa, Beatriz Dávila, Miguel Morenza, Carolina Meiijer, Christian Sampedro o Elena Montes, por citar a unos pocos. Y tampoco quiero olvidarme de los músicos, que haberlos haylos. En “Entre Vampiros” hemos contado con dos pedazo de artistas asturianos: Vagon Brei, que se ha encargado de la bso, y Nacho García, que ha compuesto “Vampíricamente”, un temazo ex profeso para el videoclip de presentación de la serie: https://www.youtube.com/watch?v=0zRbtdWFlmc

¿Cuáles son los principales apoyos a la hora de producir?

Es maravilloso: no existen. Jamás hemos gastado un euro que no saliera de nuestros propios bolsillos. No es que no lo queramos, es que no nos lo quieren dar. Hemos buscado patrocinios más allá de Orión, pero infructuosamente hasta el momento. No hemos hecho nunca un crowfunding, por ejemplo. Es un prejuicio mío porque no me da vergüenza pedir dinero a empresarios pero si a pobres diablos como yo.

   

¿Y los cuáles son los principales retos que tenéis que superar para que el proyecto sea una realidad?

“Entre Vampiros” ha sido una locura y también una tortura. Me cuesta creer que pudiéramos terminarlo de una manera digna, porque si te importa una mierda el resultado tampoco es tan importante el dinero, pero cuando te propones rodar una serie de nueve episodios de temática fantástica, que transcurre en una misma noche, donde además aparecen vampiros que se desplazan a través de iglesias, polideportivos, bares, discotecas, etc, etc…. sin pasta cuesta un huevo. Eso por no mencionar lo obvio: trata de reunir a 9 personas en un mismo lugar, a una misma hora, un mismo día, para currar por amor al arte. No es fácil.

¿Cómo puede alguien apoyar y participar en Cine Heroico?

Si es productor, contratando nuestros productos: no se arrepentirá. Si es un ser humano común, prestándonos su atención y echando un vistazo a lo que hacemos. Sabemos que hay mucho que ver; no es poco pedir. Aquí nos encontrarán despiertos incluso de madrugada: https://cineheroico.wordpress.com/.

Háblanos de las fórmulas de financiación

Como te decía antes, no existen. Es lo que hay. En el 2014 parecía que los creadores de webseries nos íbamos a comer el mundo audiovisual: surgían festivales, nos hacían entrevistas, las televisiones preguntaban por nosotros (una como la desaparecida Tribo Tv se rio a nuestra cara emitiendo nuestros contenidos y cerrando el chiringuito… olvidándose de pagar). Fue también una burbuja. Es mejor pensar en mujeres: yo le pregunté a mi chica si continuaría a mi lado aunque siguiera metido en esta mierda y dijo que sí (a regañadientes, pero lo dijo).

Preséntanos vuestros trabajos

Lo primero que hicimos fue “Sealand” (https://sealandwebserie.wordpress.com/), una webserie de 6 episodios que fue nuestro bautizo. Es la historia de un escritor de novelas de vampiros venido a menos que sufre un desahucio y se queda a vivir en el portal de su edificio. A partir de ahí empezará a interacturar de una forma muy particular con sus vecinos. Luego también hemos hecho algunos cortometrajes hasta comenzar el rodaje de “Entre Vampiros” (http://entrevampiroswebserie.wordpress.com/), otra webserie de 9 episodios que empezamos a emitir en septiembre. Aunque no es una continuación de “Sealand”, lo cierto es que las dos series están conectadas y algunos de sus protagonistas se desplazan de una a otra. Honestamente, era algo que no tenía pensado cuando comencé a escribir el guión, pero no tardé mucho en empezar a liarla parda.

   

¿Qué encontraremos en “Entre Vampiros”, además de vampiros?

Vampiros que hacen artes marciales, concretamente un estilo denominado Kenpo Karate. Luego, para diferenciarnos de la saga de “Blade”, le hemos añadido contexto social a lo Ken Loach.

Festivales de Cine

No hemos pasado por demasiados porque nosotros somos más de mostrar las cosas en internet. La mayoría de festivales, además, se han subido a la parra de que ahora les tienes que pagar solo por enviarles tu corto. Es la hostia: tú les pones en bandeja el material y encima les tienes que pagar. Ah, y lo mejor de todo: lo más probable es que al final ni te seleccionen. Por eso solo vamos a donde se nos trata con cariño: FICXixón, Festival de Cine de Proaza o el Notodo.

¿Qué sensaciones tienes en este aspecto?

Malas.

En cuanto a la distribución, ¿cómo la afrontáis?

Internet, internet e internet. Con las televisiones (canales de TDT o locales) hemos tenido pésimas experiencias porque es gentuza en una alta proporción. A mí me gustaría tener la posibilidad de proyectar en salas de cine (ya sean grandes o pequeñas), al calor del público y todo eso (al venir del teatro es una de las cosas que más echo en falta). Una vez proyectaron toda la primera temporada de “Sealand” en el cine del Centro Cultural Internacional Oscar Niemeyer: fue muy bonito y emocionante.

   

¿Sientes que merece la pena el enorme esfuerzo que supone hacer cine?

Con la mano en el corazón: NO. Rotundo, Pero yo siempre he sido más visceral, qué le vamos a hacer.

¿En qué estáis trabajando ahora mismo?

Junto con Néstor Villazón, buen amigo, escritor y librero estoy tramando un documental (con una pequeña parte de ficción) sobre el mundo de las librerías y los libreros. Se llamará “Librería Honestidad”. Y como soy un culo inquieto ya tengo prácticamente terminados los guiones de la continuación de “Entre Vampiros”, donde habrá menos vampiros pero unos cuantos superhéroes.

¿Qué opinas del panorama actual del cine independiente?

Que es una pena que mucha gente con talento (no me incluyo) no sea más visible, teniendo en cuenta la mierda con la que nos bombardean habitualmente. Quizá por eso pueden seguir siendo independientes y es hasta jodido darse cuenta que tal vez sea esa precariedad la que les motive a la hora de rebelarse y alzar la voz, quizá no con el último modelo de altavoz sino con uno hecho a base de remiendos. Pese a todo, que le jodan a la austeridad y a Mariano Rajoy (no por este orden).