Número anterior

Xacio Baño: Ser e voltar


 

Xacio Baño (Xove, Lugo – 1983) estudia cine en la Universidad de León. Produce, escribe y dirige varios cortometrajes entre los que destacan “Estereoscopía” (2011) y “Anacos” (2012), presentes en numerosos festivales nacionales e internacionales como los de Clermont Ferrand, New directors/New Films, Telluride Film Festival, Mar del Plata, Festival de Las Palmas, Alcine, Festival Málaga, Slamdance, Busan Int. Short film festival, Shnit, Aspen Shortfest...

“Ser e voltar” es su primer acercamiento al terreno de la no-ficción.

   

¿Cómo nace "Ser e voltar"?

De la manera más sencilla: Quería hacerles un retrato en vídeo a mis abuelos maternos para tenerlos cerca cuando ya no estén.

Cuéntanos la sinopsis

Un joven (?) cineasta regresa a casa de sus abuelos para hacerles un video-retrato. De eso trata el Cine, ¿no?

Y ahora que conocemos la sinopsis, ¿sobre qué trata?

Trata sobre sobre mis abuelos, sobre el cine, sobre el salto generacional, sobre la generación perdida… Pero sobre todo, trata sobre mi particular crisis de los treinta. Quería filmarlos a ellos, pero al final la cámara hace lo que quiere y necesita, y poco a poco se fue girando.

Personalmente, ¿qué fue lo que te llevó a dirigir una historia como ésta?

Pues como siempre la necesidad. La necesidad de grabar a mis abuelos, pero también la necesidad de saber si yo sólo, sin directora de foto, sin arte, sin sonido, sin nadie que me cubriera las espaldas, podía levantar una historia. A uno le entran dudas. Cuando una película funciona: ¿qué parte del éxito de la película es mío, y cuanto del equipo?. Así que también quería probarme, y enfrentarme a una película yo solo, además en el terreno de la no-ficción que no había tocado hasta ahora.

   

¿Cuáles fueron los principales apoyos a la hora de producirla?

Tuvimos una ayuda pública de la Xunta de Galicia para producir el cortometraje, únicas a nivel estatal, porque se le da directamente a los creadores, sin necesidad de que exista una productora, SL o autónomo por medio, y que además nacieron con la voluntad de apoyar a los proyectos más arriesgados. Es una pequeña cantidad, pero que viene muy bien para ganar tiempo y poder dedicárselo a la película.squeda en el lenguahe y que son a fondo perdidoayudas uos treinta.generaciúnicas que promoeven la búsqueda en el lenguahe y que son a fondo perdido

¿Y los cuáles son los principales retos que tuviste que superar para que el proyecto se hiciese realidad?

Al ser un proyecto tan pequeño, la cámara mis abuelos y yo, no tuve grandes dificultades en su realización. Mi canon 5D y el tiempo.

Háblanos de las fórmulas de financiación de la película.

Fue una película de muy bajo presupuesto, casi anecdótico. La parte que más se llevó ha sido la distribución del film, que siempre es cara.

Preséntanos a los actores.

Ramón y Josefa son un matrimonio que cuando cumplieron cincuenta años de casados no se dieron cuenta de este aniversario hasta varias semanas después. Creo que eso los define perfectamente.

   

Seguro que durante el rodaje hubo muchas anécdotas. Cuéntanos algunas.

Sobre todo lo que hubo fueron muchas risas. Pero quizás las anécdotas vinieron después, cuando el cortometraje hizo algo de ruido mediático, y hasta los entrevistaron en algún periódico. Algo hecho en la intimidad de la familia, casi como un juego intergeneracional, trascendió puertas afuera. La gente por el pueblo los paraban y los felicitaban por la calle. Agitar su vida ha sido fantástico.

Háblanos de la banda sonora.

El cortometraje no tiene BSO. De un tiempo a esta parte estoy intentado esquivar la música extradiegética en mis obras.

Ahora que ya puedes ver la película terminada, ¿qué es lo que, personalmente como espectador, más te gusta?

El viaje, los quiebros narrativos, la naturalidad de ellos ante la cámara… Creo que se aprecia en la película mis dudas narrativas, los giros que poco a poco fue dando la obra a medida que grababa… Me interesaba mucho dejar patente todas estas “imperfecciones” o esas dudas antes de conseguir una obra más depurada.

¿Y de qué te sientes más satisfecho como director?

Que al final tengo sus retratos. Tuve que hacer uso de una pequeña ficción para que ellos fueran más ellos y la cámara no los cohibiese. Pero gracias a la ficción ellos son más ellos que si hubiera puesto la cámara de una manera más contemplativa.

   

Háblanos de su distribución.

Desde hace unos años trabajo con la distribuidora barcelonesa Marvin&Wayne, y delego todo el proceso en ellos. Distribuir es un trabajo muy costoso y laborioso, que lleva mucho más tiempo del que uno se pueda imaginar. Poder delegar en ellos, que lleven la estrategia de festivales y de ventas, hace que tenga más tiempo para lo mío, que es pensar en el siguiente proyecto.

¿Qué significa para el equipo la selección en Alcances?

Toda una alegría por lo que significa Alcances dentro del circuito de festivales, y más concretamente dentro del circuito para las pelis documentales. Estamos muy contentos de poder mostrar “Ser e voltar” en Cádiz, y poder ir allí a presentarlo en persona a comienzos de Septiembre.

¿Sientes que merece la pena el enorme esfuerzo que supone hacer cine?

Precisamente “Ser e voltar” va de eso: ¿merece la pena hacer cine? Sí. Hay momentos en los que dudas: hay que hacer muchas concesiones vitales para dedicarte a este oficio. Pero cuando encuentras una historia que te motiva, no hay dinero, ni vacaciones, ni problemas… Todo se vuelve secundario ante un proyecto nuevo e ilusionante. Mil puertas que abrir y descubrir.