Número anterior

Zoe Berriatúa: Los héroes del mal


 

Zoe Berriatúa nace en Madrid en 1978. Intervino desde muy pequeño como actor en todos los medios audiovisuales, tanto en teatro como en cine o televisión.

A lo largo de su carrera ha participado en películas como África de Alfonso Ungría y Volaverunt de Bigas Luna. También en series de televisión como Al salir de clase o Cuéntame, entre otros muchos trabajos.

Además, ha dirigido y producido cortometrajes desde sus 20 años, y acaba de terminar su primer largometraje como director "Los héroes del mal" que se estranó en la Sección Oficial de la XVIII edición del Festival de Cine Español de Málaga.

   

 ¿Cómo nace 'Los héroes del mal'?

Fue una película que escribí hace 8 años. Estuve todo este tiempo buscando la financiación para este y otros proyectos sin éxito. Ocho años son una cifra fantástica para retocar un guión. Te da tiempo a pensar en lo que falla y lo que no. Es un guión muy meditado y tuve tiempo de madurarlo mucho desde su primera versión. Ojalá todos los guiones pudieran ser mejorados durante casi una década.

Ya conocemos la sinopsis, pero ¿sobre qué trata?

Pues más allá de la violencia que se desata en la historia, la película es una excursión al descubrimiento del amor, del sexo, de las drogas, de la violencia y sobretodo de la frustración inherente a la adolescencia. La violencia es una coartada para contar esta historia cruel, como lo es el paso de la niñez a la madurez.

Personalmente, ¿qué fue lo que te llevó a dirigir una historia como ésta?

Gran parte de lo que cuenta la película está basado en hechos reales que he vivido y que por suerte aún recuerdo con relativa nitidez. Creo que estas experiencias han dotado a la película de vida propia. Para mí posee un realismo casi involuntario... pero es que la historia lo pedía a gritos.

Por otra parte, no tenía otro guión tan barato.

¿Cuáles consideras que son las influencias más importantes en las que te inspiras a la hora de desarrollar el guión?

El cine de Larry Clark, "Fucking Amal" de Lukas Moodysson, "Dear Wendy" de Thomas Vinterberg... mezclado con un musical o un ballet.

Ah si... también le robé la secuencia de sexo a "Africa" de Alfonso Ungría, pero subiendo la apuesta a tres bandas.

   

 Preséntanos a La Bestia Produce.

La Bestia Produce es el principio de un gran proyecto. Cuatro dragones superpuestos. Cada cabeza iba a ser un tipo de actividad empresarial. Cine, Editorial, Teatro, Videojuegos... Algún día me gustaría desarrollar las otras tres cabezas. Este año levantaré la segunda cabeza: editorial.

¿Cómo llegó Álex de la Iglesia al proyecto?

Pues... tiempo atrás, Alex había demostrado una profunda simpatía por mis cortos. Fue por eso que le pedí ayuda. Empecé a rodar esta película con poco más que los actores y la cámara. Álex vio parte del metraje rodado y me apoyó con dinero de su bolsillo. Luego involucró a Kiko Martinez y los tres juntos terminamos la película. Álex me dio una libertad excepcional. He rodado la película que he querido sin restricción alguna. Es el productor que todos quisimos tener y que todos acabamos pensando que no existía.

¿Cuáles son los principales retos que tuviste que superar para que el proyecto se hiciese realidad?

Levantar la película de la nada, antes de que Alex entrara, fue muy complicado y hubo momentos muy duros. Mi director de foto, Iván Román, pensaba que nunca la acabaríamos. La hemos levantado "por cojones".

Por otra parte, los actores eran práctica o totalmente noveles. Los he "formado" dirigiendo esta película y ellos me han dado toda su confianza y su descomunal talento. Ha sido la relación profesional más bella que he vivido nunca.

Háblanos de las fórmulas de financiación de la película.

Álex de la Iglesia y Kiko Martinez pusieron todo el dinero que les pedí de su bolsillo, luego el ICAA nos apoyó... y siguen apareciendo nuevas vías de financiación a medida que la película se deja ver. Es decir, hemos rodado la película al revés; primero empezamos a rodar y luego vamos consiguiendo el dinero.

   

Seguro que ocurrieron muchas anécdotas durante el rodaje. Cuéntanos alguna.

En nuestra localización aparecieron 200 paramilitares armados hasta los dientes, con ametralladoras, rifles y pistolas. Resulta que el dueño de la localización había alquilado el lugar doblemente por un error en su agenda y nuestro set era también el campo de batalla de un congreso nacional de paintball.

El problema es que uno de nuestros protagonistas se iba al día siguiente a rodar otra película y la localización iba a ser derribada en dos semanas. No podíamos retrasar el rodaje.

Atrincheramos una sala con barricadas en las puertas y ventanas y cambié el plan de rodaje. Se rodarían planos mudos y tendríamos que rodar el final de la película cuando el congreso acabara.

Pero no daba tiempo a rodar el final de la película. (la rodé casi cronológicamente) Arranqué cuatro páginas de guión y reescribí el final a mano. La verdad es que el nuevo final funcionó mucho mejor.

¿Cómo se ha llevado a cabo la postproducción? ¿Cuál ha sido la pieza clave de esa fase?

La pieza clave de la postproducción, entendiendo como tal el montaje, ha sido la música. Escribí el guión midiendo la duración y ritmo de algunas secuencias para que encajaran con piezas de música clásica. Y encajaron!!!

Háblanos sobre la banda sonora

Khachaturian, Prokofiev, Kabalevsky, Shostakovich, Britten, Sibelius, Vivaldi, Purcell, Telemann, Gorecki... Tengo a los mejores músicos del siglo XX en esta película. Es mi banda sonora soñada. Hay secuencias que rodamos sincronizadas con la música como si fuera un ballet. Es mi sueño hecho realidad.

Ahora que ya puedes ver la película terminada, ¿qué es lo que, personalmente como espectador, más te gusta?

La secuencia de Sarita encontrando sus juguetes perdidos de infancia. Cuando la rodé pensé que si la pelí no quedaba bien me daría igual, ya tenía el momento brillante que justificaba la película entera. Lloré mientras la rodamos.

   

¿Y de qué te sientes más satisfecho como director?

He hecho lo que me ha dado la gana... y ha quedado bien.

¿Qué le dirías a un amigo para recomendarle que fuese a ver la película?

Le diría que he rodado la película que a mi me gustaría ver.

¿Qué tal ha recibido el equipo la selección en el Festival de Cine de Fuengirola?

Para nosotros participar en el Festival de Fuengirola es una regalo de bienvenida, ya que es un festival que acoge muchas operas primas y en este caso es la primera película para el director, Zoe Berriatúa, para el director de fotografía, Iván Román, El montador, Emilio González , el jefe de sonido directo, Alex Maráis, y para los tres protagonistas... Era su primer protagonista.

¿Qué opinas del panorama actual del cine español?

Un gran sector del cine español sufre de una grave enfermedad: el cine español... que sea cine social para ganar subvenciones, pero que sea descafeinado para que lo compren las teles.

¿En qué quedamos? ¿Cine social light? Lo que hay que hacer son buenas películas, pero los productores no tienen huevos.

Este momento de la industria es particularmente bueno para los directores emergentes e independientes. Ahora rodar una peli con pocos medios no sólo es digno sino que se valora positivamente. Diez años atrás era impensable llegar lejos con una producción indie. Ahora esta de moda. No durará mucho. Aprovechad!